Y llovía, llovía

Al salir, llovía mucho. Él dijo que no tenía coche, que lo dejó aparcado en el garaje. Ella dijo: "Vale". La llevó de la mano hasta el garaje, veinte calles más allá. Llegaron empapados. Subieron al coche y, sin mediar palabra, la llevó a casa. El viaje duró tres minutos.
Escrito por Joaquín Galán - Web

1 comentario :

  1. Carmelo Carrascal3/9/18 18:07

    Tumbarse al sol o sentarse a la sombra. Cantar (o no) juntos bajo la lluvia o bajo el paraguas (preferentemente uno en vez de dos). Ni la climatología ni el coche ni el garaje, nada.

    Tienes razón, Joaquín, lo que a fin de cuentas cuenta y ha de contar en estos casos es... acercarse.

    Muy bonito.
    Un cordial saludo!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!