El artista

Sus maestros le habían enseñado que para pintar un paisaje debía mimetizarse con él hasta quedar dentro.

Así, pincel en mano, fue tomando los colores de lo que veía. El mundo natural ante su vista iba quedando en blanco, negro y una serie de grises opacos. Y su obra resplandecía.
Escrito por Luciano Doti - Twitter

2 comentarios :

  1. Salvador Pérez Salas1/10/18 14:07

    ¿Sabes?¡Lo he visto!¡Sííí! Tal como lo iba leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Original punto de vista sobre la creación y lo creado. Saludos, Luciano.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!