El matón del barrio

Hoy jugaremos al fútbol. En mi equipo estarán Ángel, Pablo, Manuel y Antonio. En el otro, Eduardo, Rafa, Álex, Isidro y Jesús.

¡Pero nosotros somos mucho peores! protestó Álex.

Os aguantáis, además, yo haré también de árbitro.

¿Y nosotros con quién vamos? preguntaron el resto de chicos.

Vosotros no jugáis.
Escrito por Enrique Angulo - Twitter

16 comentarios :

  1. Carmelo Carrascal16/10/18 19:36

    Enrique, me gusta tu poderoso micro. Su fuerza educadora y como denuncia de unas malas prácticas que suceden precisamente en un ámbito, escolar, en el que lo que se pretende socialmente es establecer las bases de la convivencia y del comportamiento cívico.

    El matón nace, pero tb. se hace, si el sistema educativo lo tolera. Si los compañeros siguen el juego. Si...

    Describes de una manera aparentemente inofensiva por la loable frescura del diálogo narrativo que manejas, lo que está en el origen, las raíces de un problema colosal: el matonismo social, el caciquismo, el despotismo que conduce a los abusos y acosos, a la injusticia, la tiranía.

    Al matón en la escuela nadie le para los pies. Los educadores, a veces, olvidan que la formación se imparte no sólo en las aulas, sino en los patios, en las calles a través de la colaboración con los padres y las instituciones, etcétera.

    Sabes ir a las raíces de los abusos de poder y creo que esa es la forma ideal de profundizar, lo opuesto a irse por las ramas.

    Educar ayuda a prevenir males de efectos negativos increíbles como el mobbing escolar primero, después laboral, maltrato en el hogar... Con el bulling se materializa la perversa tendencia expuesta en acoso y hostigamiento.

    Gracias por tus enseñanzas, Enrique.
    Enhorabuena por tu lucidez que enriquece a quienes aquí y en general te leemos.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo18/10/18 0:58

      Como muy bien dices, Carmelo, todo tiene un origen, así lo vi cuando escribí este sencillo micro, pues esos abusos que, seguramente, la mayoría hemos sufrido tanto en la escuela como en el barrio cuando éramos unos niños, luego van mutando, toman otras formas, se tornan más complejos, pero todas tienen el mismo denominador común: el despotismo de unas personas, que por diversas circunstancias se ven prepotentes y superiores, sobre otras.
      No sé si me equivoco, pero creo que ahora se peca de permisividad en muchos aspectos, y hay que tener mucho cuidado porque los matones, los abusones, los gamberros, los ladrones y hasta los criminales aprovechan cualquier debilidad de la ley para hacer graves daños a la sociedad.
      La educación es un pilar fundamental, y creo que ahí nuestros políticos han metido cantidad de veces la pata hasta el corvejón con sus sectarismos y anteponiendo sus intereses personales y de partido a un pacto de estado que procurase establecer el mejor sistema, el que no sólo enseñe una profesión o una carrera, pues también son necesarios, más necesarios me atrevería a decir, los valores éticos.
      Muchas gracias por tu generoso comentario, Carmelo, y ojalá aporte algo con estas pequeñas píldoras, pues la sociedad debería ser lo que es esta página: un lugar para compartir.
      Un fuerte abrazo de vuelta.

      Eliminar
  2. Josep Maria Arnau16/10/18 22:17

    Vaya elemento. Decide el qué, el cómo y el quién. Como para emigrar del barrio. Una foto en blanco y negro de una realidad demasiado frecuente y muy tóxica. Aunque puedan parecer nimiedades, son la semilla de comportamientos que agrietan sin remedio nuestra sociedad.
    Un abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo18/10/18 1:05

      Supongo que ese personaje que aparece en mi microcuento seguirá existiendo. Lo he extraído de mis recuerdos, pues alguna situación similar tuve la desgracia de sufrir en mi niñez tanto en el barrio como en la escuela.
      De hecho, supongo que ahora será peor, pues a ese acoso se puede añadir el acoso por redes sociales. Ya ha habido varios casos de suicidio por esta temible lacra.
      No son nimiedades, por supuesto, en mis recuerdos, además de esas humillaciones, había otras peores de índole sexual, las cuales, las sufrían tanto niños como niñas.
      Así que todos, empezando por nuestros políticos –aunque yo ya de ellos desespero- deberíamos estar más al tanto de ese problema y luchar contra él en lo que esté en nuestra mano.
      Muchas gracias por tu comentario, Josep Maria. Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  3. El problema con los matones es que, unos por miedo, otros por arrimarse al sol que más calienta, le siguen el juego. Si se quedase solo se quebraría ese poder que en realidad todos, de una forma o de otra, le otorgan. En todo caso, hablar es fácil, hacer lo correcto y no alimentar a la bestia, aunque ello implique marginación social o soledad, no es nada sencillo.
    Una escena que bien pudo haber sucedido y que podría ocurrir hoy día. Hay personas nacidas para el liderazgo, es una cualidad natural, un poder en sí mismo, pero tenerlo no es sinónimo de sumar también las cualidades mínimas de respeto que se precisan para saberlo aplicar con criterios justos y objetivos. Quiero pensar que no, pero me pregunto si la tentación de humillar quizá sea algo demasiado seductor como para no caer en ello.
    Los relatos con diálogos no son sencillos. Tú los utilizas de forma efectiva y transmites un mensaje que llega.
    Un abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo19/10/18 0:18

      Es cierto que cada cual contribuimos con nuestras actitudes al poder y al encumbramiento de muchos matones, necios y hasta dictadores, en ese sentido, para mí hay muchas conductas del ser humano que se me escapan, que están lejos de cualquier racionalidad y parecen obedecer al capricho, o una estupidez cerril.
      En la infancia, desde luego, es mucho más difícil enfrentarse a esos gallitos, a esos matones que van surgiendo y que, como bien dices, gozan de su grupo de colaboradores y jaleadores.
      Luego, según avanzamos en la vida y las situaciones son otras, enfrentarse a las opiniones establecidas, a las pautas, a las normas, aunque sean injustas, requiere una gran valentía, pues es fácil quedarse marginado y hasta sufrir consecuencias graves.
      En este mundo se cometen fechorías de tal calibre, la del periodista saudí desaparecido en Turquía –y seguramente asesinado con total impunidad, me temo- sería un ejemplo actual, que luchar contra ellas con todas nuestras fuerzas podría costarnos la vida, de hecho, a muchos les ha costado la vida enfrentarse a mafias y a estados criminales.
      En fin, nada nuevo, sólo añadir que junto a mi perplejidad ante las conductas del ser humano, tengo otra incomprensión que la de entender cómo se hace un malvado, y cómo se hace una persona bondadosa, a veces, pueden darse entre hermanos ese antagonismo.
      En cuanto al diálogo, utilizarlo bien, está sólo al alcance de los más grandes, sólo con diálogos crearon personajes inmortales los trágicos griegos, Shakespeare e Ibsen, por poner algunos ejemplos. Yo con este sencillo diálogo he querido representar una situación muy parecida a algunas de las que me tocó vivir en mi barrio, y que creo que puede equipararse a otras situaciones que luego se dan en otros ambientes de la existencia.
      Muchas gracias por tu gran comentario, Ángel. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Duele la lectura del micro, Enrique. Tal es la fuerza y la dureza del protagonista, De pequeño matón de barrio a delincuente o a futuro líder político sin escrúpulos solo hay un paso. Dependerá de su cuna.
    El tema es muy serio y no es nuevo, por mucho que ahora esté presente en nuestro cerebro el acoso escolar y el laboral. Reducir toda la responsabilidad al ámbito educativo es lavarse las manos tranquilamente. Por cierto, tenemos en esta casa a un experto en el tema, Salvador Terceño, a quien aprovecho para felicitar por el libro 'Por ti y por todos tus compañeros'. Todos sabemos que los recortes están orientados a ir eliminando progresivamente las Humanidades del currículo académico, que los docentes tienen la enorme tarea de impartir su materia y de formar al alumnado en unos valores que, en muchas ocasiones, las familias, la televisión y las redes sociales los borran de un plumazo. Hay un abismo entre las aulas y las calles, la vida, la sociedad, Los niños y adolescentes están muy influenciados por los grandes medios. Sus modelos de conducta son, en muchas ocasiones, personajes deleznables. El compromiso para acabar con estos líderes negativos pasa por un consenso educativo, familiar y social. He trabajado en la enseñanza toda la vida, he presenciado algún caso de acoso escolar y he visto a mis compañeros implicados; también he visto acusar a los docentes de Ética, Filosofía o Historia, por citar algunas disciplinas, de adoctrinar al alumnado cuando se les ha pedido pensar por sí mismos y fomentar su espíritu crítico.
    En cuanto a la escritura del micro, has sabido llevar el diálogo con una naturalidad y una fluidez difíciles de conseguir.
    Felicidades, pues, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo21/10/18 20:13

      La primera reflexión a la que me induce tu comentario es la pensar que algunos de esos matones que conocí en la infancia luego han fracasado en la vida, no han llegado muy lejos, les ha ido mal en casi todo. Hay uno, con el que a veces me cruzo, que me tenía atemorizado porque me amenazaba con una navaja y me pedía dinero, ahora es un tirillas enfermo que anda como alma en pena por las calles, al verlo, pienso que lo podría tirar al suelo con un dedo, como si yo fuese Superman, y me río para mis adentros. Sea como fuere, a ninguno de ellos les deseo mal alguno, pues tampoco sé bien en qué se convirtieron al hacerse adultos, en cierto modo, la mayoría también fueron víctimas de la execrable época franquista.
      Pero seguro que muchos de esos matones que pululan por este bajo mundo han acabado en bandas, en mafias, han trepado en la sociedad, y han hecho mucho daño a multitud de buenas personas. Como bien dices, la cuna siempre influye lo suyo en nuestra andadura posterior por la vida.
      En cuanto al tema de los recortes y a cómo las elites siempre, de forma sibilina, intentan tener controlado al pueblo, ese ya es mucho más preocupante. Y claro, la educación es fundamental, de ahí esas arremetidas contra las humanidades, cuyo estudio es lo que forma el espíritu, y hace pensar y tener sentido crítico, y lo peor, como dices, es que a veces son los propios padres los que se rebelan contra esos docente que pretenden dar a sus hijos unas herramientas que harán de ellos personas más inteligentes, a este respecto, me acuerdo de una antigua canción de Paxti Andion titulada El maestro.
      Realmente resulta desalentador que se avance tan poco e, incluso, que se retroceda y, como Sísifos, otra vez nos veamos obligados a subir la piedra a lo alto de la cima. Los peligros para la juventud de hoy son terribles, en los propios padres veo un atontamiento y una estupidez que son de preocupar, pues hoy hay más posibilidades, más medios, y no sólo los obvian, sino que se nutren de las peores basuras a través de la televisión y las redes sociales, y transmiten eso a sus hijos, lo mismo que veo que se sacrifican muy poco por su educación, esto siempre en términos generales. Son tiempos de decadencia en Europa, es un leivmotiv que veo constantemente en muchos articulistas y escritores, así que ya veremos qué caminos tomamos, pero el que este creciendo la derecha más extrema en tanto países es de preocupar.
      Muchas gracias por tu acertado y reflexivo comentario, Carmen. Un fuerte abrazo de vuelta.

      Eliminar
  5. RAFAEL DOMINGO SÁNCHEZ17/10/18 13:31

    Una escena que muchos hemos podido vivir, bien en la niñez, en la juventud, o incluso en la vida adulta. Alguien se arroga una posición de poder y lo lleva a efecto sin miramientos.
    Lo que me deja un poco inquieto es la elección de los nombres de tus personajes...¡¡Me has colocado en el lado de los perdedores!!...jaja Es broma...

    Un abrazo, maestro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo24/10/18 23:55

      Como bien dices, escenas parecidas hemos vivido en nuestra niñez, raro es que falten los abusones y los matones en los barrios y en las escuelas y, como también apuntas, esos abusos y ese matonismo suelen prolongarse a la juventud y a la edad adulta. El acoso laboral sería una de sus formas más refinadas. En cuanto a los perdedores, creo que en situaciones similares todos los son, pues por muy lerdo y apocado que sea uno, escuece que te manipulen de esa manera tan prepotente.
      Muchas gracias por tu comentario, Rafael. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Y a mi que me sonaba esa alineación... !Y eso que no me gusta el fútbol! Cómo tampoco los abusones. Ni los que consienten sus abusos: pero es fácil hablar "desde fuera", habría que verse en el lugar. Seguramente (como en "la vida", aunque, por desgracia, no suele ser tan fácil), si los abusados se unieran o, al menos, pidieran consejo o ayuda, otro gallo cantaría (esto suena terrible, da la impresión de al "malo" va a sucederle otro peor: el "débil" parece haber nacido para seguir siéndolo). Relato de los que dan para pensar. Y mucho. Suerte, Enrique. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mientras los del mismo equipo acepten jugar a favor y los del contrario, en contra, mientras los demás pregunten ¿con quien jugamos?, entonces el matón del barrio tendrá materia prima para sus imposiciones y castigos. Un matón sin atención muere de inanición. Y tú, Enrique, has plasmado con tu habitual eficacia y buen hacer lo que suele ocurrir entre los matones y los matados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo25/10/18 0:04

      La alineación sí que suena un poco, hay unos cuantos figuras, por suerte, del matón no sabemos el nombre. Los abusones dan repelús, y lo malo es que los hay en todas las facetas de la vida, es más, a mucho sólo hace falta que les den un pequeño cargo o responsabilidad para que abusen de ello. Cuántas veces el destino y hasta la vida de muchas personas habrá estado en manos de simples burócratas, de policías, de subalternos y gregarios de toda laya. Lo de la unión es un mantra que repetimos una y otra vez, pero que se da en muchas menos ocasiones que las que serían deseables, de ahí los lamentables espectáculos que suelen darse en este bajo mundo.
      Muchas gracias por tu comentario, Jesús, un abrazo.

      Eliminar
    2. Enrique Angulo25/10/18 0:10

      Los matones se suelen imponer con violencia, además, suelen tener admiradores y personas que los secundan, así que no resulta nada fácil enfrentarse a ellos, si esa unión de todos a quienes se impone se diese, entonces la cuestión cambiaría, pero rara vez ocurre, y lo sabemos por experiencia, y eso no es sólo aplicable al mundo de la infancia, creo que puede hacerse extensible al mundo de los mayores, a la política mundial, incluso, pues ¿qué es si no matonismo lo que hacen los países más poderosos con el resto. Qué, lo que hacen las multinacionales con la economía mundial?
      Muchas gracias por tu comentario, Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Cuanto abuso hay en el mundo se genera en los primeros años. Ay de la educación que se quiebra por la base y no repara estos daños emocionales que causan estos pequeños energúmenos aprendices de tirano. La implicación de profesorado preparado y protocolos que detecten este proceder "improcedente" es necesario para arbitrar partidos de justicia y equilibrio social que más tarde den lugar a la posibilidad de articular sociedades justas y democráticas, donde el colectivo tenga argumentos y recursos para actuar ante los manipuladores y abusadores.
    Como maestro de primaria, he asistido a estas situaciones más de una vez. Siempre me ha causado sorpresa comprobar cómo la mayoría asiste impávida a las decisiones arbitrarias del dominador. Por una parte, asistimos a un comportamiento de acción autoritaria desmedida por parte del acosador o abusador y a una desactivación de la colectividad en individuos pasivos y atemorizados sin capacidad de reacción. Del trabajo que se realiza en ambos extremos del conflicto se devienen soluciones equilibradas. Verbalizando las situaciones para conocimiento y conciencia de toda la comunidad educativa y poniendo en marcha protocolos y programas de formación, activación o inhibición, según con el extremo que trabajemos, para generar el necesario desarrollo emocional y el apoyo personal y profesional a los implicados.
    Tu relato es una jugosa representación de estas situaciones, no por cotidianas menos relevantes en el día a día de la convivencia entre los más jóvenes y que, de no intervenirse en ellas con, generará modelos negativos para el futuro personal y social de unos y otros. Tiene toda su chispa que hayas conformado los equipos con los nombres de micronarradores habituales de la página. si es que en el fondo somos como niños. El que me tiene en ascuas es el protagonista. ¿No serás tú, Enrique? Ahora que lo pienso, tu nombre no está en ningún equipo... jejej Sinceramente, no, no te veo a ti en el papel del protagonista, si acaso, te nombraríamos mediador a la hora de cambiar esta situación y transformarla en un relato de colaboración.
    Una vez más, un disfrute gozar tus letras y tus historias.
    Esto y un fuerte abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo25/10/18 19:16

      No sé cómo está ahora la educación, por lo que leo y veo desde fuera, me parece que tiene multitud de carencias, y mucho me temo que los políticos, más preocupados siempre por ellos mismos y por sus partidos, no han tenido la voluntad, la ponderación ni la inteligencia para hacer que, esa nave tan trascendental en el desarrollo de una nación, tomase un rumbo acertado. Desde luego, algunas de sus decisiones han sido sectarias y catastróficas, desoyendo -¡cómo no!- las protestas de quienes más saben sobre el tema.
      En cuanto a lo que dices sobre la permisividad que suele tener la mayoría hacia los abusadores, pues eso mismo ocurre en el mundo adulto, la gente se deja pisar, o mira para otro lado cuando pisan a los demás. Hay algo que siempre me ha intrigado y es cómo, tantas veces, en la historia, el bienestar, la hacienda y la vida de las personas y de sus hijos han dependido de la voluntad de un tirano, cómo un solo individuo ha podido causar millones de muertos con sus decisiones, cómo ha sido capaz de envenenar con su odio a sociedades enteras y ha conseguido que le sigan, como los niños al flautista de Hamelín, hasta la muerte y la destrucción total en base a unas promesas delirantes.
      Contra esa monstruosidad sólo hemos inventado una fórmula política que es la democracia, y tampoco podemos decir que sea efectiva, pues también a través de ella pueden llegar a lo más alto de un gobierno dictadores y genocidas.
      Ahora mismo, la democracia vuelve a estar en crisis, y muchos países democráticos se entregan a demagogos y autócratas camuflados que pueden hacer que en nada perdamos todo lo conseguido en decenas de años.
      En cuanto a los equipos, creo que, una vez expulsado al lugar donde merece estar ese matón, el resto jugarían un bonito partido. Yo no sé por dónde ando, quizá en la grada tirándole granos de arroz con una cerbatana a ese matón que todo lo controla entre los niños de su edad.
      Muchas gracias, Manuel, por tu generoso comentario. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!