En el momento oportuno

"¡No prometo respetarlo ni en la salud ni en la enfermedad!", gritó ante la sorpresa de los presentes. De repente se creó una sensación tan amarga en el novio, cura, madrina e invitados, como dulce en sus padres y hermanos, al escucharla decir, después de veintiséis años, sus primeras palabras.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

30 comentarios :

  1. Uno de los elementos que caracterizan al cuento es un final sorprendente, lo que suele confundirse con el chiste, del que tanto se abusa. No es ningún chiste otorgar a este relatazo la mejor reverencia de mi reserva privada.
    Tres bravos y un abrazo extra fuerte para su autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los elementos que caracterizan tus comentarios es siempre un buen consejo, y todos los voy apuntando, pues son muy válidos para mí.
      Cuando escribo, siempre pienso en qué te parecerá, y espero expectante tu comentario. Para mí tus palabras son el mayor premio y el mejor motor para seguir intentando crear historias.
      ¡Qué bien me ha sentado ese abrazo extra fuerte.
      Un besazo.
      Pablo

      Eliminar
    2. Ja, ja, Zalamerías Núñez, a su servicio.
      Hala, a escribir.

      Eliminar
    3. Hay que ver lo que hay que oír, o leer...😂😂😂

      Eliminar
  2. Qué giro más genial de los acontecimientos, Pablo. Parece que, como tu perfecto título indica, las palabras salieron por su boca en el momento más oportuno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aurora.
      A veces el momento ayuda a que el cuerpo reaccione y consiga expresar claramente lo que piensas.
      Un beso y me alegro mucho que te hayas pasado por aquí.
      Pablo

      Eliminar
  3. Carmelo Carrascal6/10/18 18:53

    Pablo, tu micro da qué pensar.
    Al fin ella habló. Acaso antes no pudo, no vio el momento de hablar. Y sí, el momento en que dice y dice lo que dice es singular. El estallido del amor acaso le ha dado la fuerza. Bien, más vale tarde que nunca.

    ¿Y el novio? Es el gran ausente en esta historia. No salta de alegría al escuchar hablar (que es lo más relevante) a su amada. Qué raro, ¿no? Debería saltar no tanto hacia arriba cuanto hacia ella hasta abrazarla, digo yo.

    No es tan extraño que si ella a la vez que el habla estrena su libertad, una de las hipótesis que me planteo, recurra al NO, siempre suele ser así. Al fin y al cabo ella, la novia que deja de ser mudita en ese momento estelar, no dijo: "Prometo NO respetarlo..." Lo que dijo fue algo más razonable, más entendible, en lo que cabe. Digo yo y ya van dos veces.

    Enhorabuena, Pablo, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantísimo comentario, Carmelo.
      Yo siempre digo que el relato lo debe terminar el lector, pues una vez escrito, pasa a ser propiedad del que lo lee. Pero yo te voy a contar el método que seguí para hacer este.
      Me imaginé una boda de las de antes, en la que las familias arreglaban el enlace sin consultar a los implicados en el mismo. La familia del novio, de la que forma parte el cura, estaba feliz, pues iba a poder colocar al patán de su hijo con una buena chica, a la que los padres, debido a su silencio, creían que nunca iban a casar, de ahí que aceptaran las nupcias. Ella no quería pasar ni un día con aquel mequetrefe, y, en el momento oportuno, al fin sus cuerdas vocales despiertan de un letargo de veintiséis años, y grita lo que siente. Los padres y hermanos, que la quieren, se alegran del gran acontecimiento, mientras su novio y demás secuaces que lo secundaban, ven que el plan se les ha desmoronado en un segundo.
      Todo eso imaginé, y es que a veces uno piensa en una historia que no cabe en un microrrelato, y me propuse el reto de intentar plasmarla en cincuenta palabras. El resultado lo tienes arriba y créeme si te digo que me he alegrado un montón de leer tus palabras, pues has desmenuzado a la perfección los posibles caminos que envolvían la escena.
      Un abrazo muy fuerte y mil gracias por tu comentario.
      Pablo

      Eliminar
  4. Indudablemente sirves un momentazo estelar. Ya de por sí una negativa ante el altar da titular de primera página, pero si lo pronuncia la chica muda de toda la vida en el instante sagrado de contraer nupcias, ¡oh! Milagro para los allegados, escándalo mayúsculo para la familia del novio y para los convidados.
    Tus historias traen siempre una vuelta de tuerca escondida que me hacen disfrutar. Esto y un fuerte abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro comentario para enmarcar, Manuel. En efecto el escándalo y desasosiego para la familia del novio es mayúsculo, y la liberación de la chica, aún más. Da grima pensar la de matrimonios que se cerraban cuando los novios aún estaban en la cuna, cortando de raíz que el amor eligiera los compañeros de viaje.
      Como siempre, es un gusto leerte.
      Gracias por tus, siempre, amables palabras, amigo.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  5. No hay forma de quedarse pasivo ante tal relato, como me encantaría estar presente ante tal situacion. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Perlillo. La verdad es que estaría bien vivir en directo una situación así.
      Me alegra mucho que te hayas pasado por aquí.
      Un fuerte abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  6. La sorpresa que nos aguarda el micro no es la negativa de la novia ante el altar, sino una mayúscula: ha pronunciado sus primeras palabras. Y los lectores asistimos felices, como la familia de la novia. Además de obrarse el milagro del habla, ha escogido su camino a tiempo, como indica el título.
    Viva la novia y viva Pablo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Carmen, qué bien has resumido la situación: ella ha escogido su camino a tiempo, y eso es lo importante. Y también es muy importante para mí que el lector sienta alegría por el feliz desenlace de la protagonista, como has apuntado.
      Mil gracias por haberte pasado por esta NO boda. 😊.
      Un besazo.
      Pablo

      Eliminar
  7. "Si alguien tiene algo que decir, que lo diga ahora o calle para siempre..." y vaya si lo tenía. En esta fantástica historia se esconde más chicha de la que aparenta. Esa voz arrancada al silencio quizá guardara un secreto mudo hasta ahora relacionado con ¿el novio? ¿la madrina?... Nada como el vértigo ante una decisión vital para que el grito estalle.
    Alivio, sorpresa, liberación y un dulce disfrute en un texto impregnado con la solera de un buen Nuñez.
    Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Antonio. La novia no quería acabar el resto de sus días con ese novio que nunca eligió, y el cuerpo, sabio, le dejó expresarse con claridad por primera vez.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  8. Mi madre, muy de refranes, decía a menudo eso de "más vale llegar a tiempo, que rondar un año". Llevar a cabo la acción precisa en el momento oportuno es el ideal al que, pienso, de una forma o de otra todos tendemos, aunque no nos paremos a pensarlo, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que lo consigamos.
    Si esa boda desgraciada trajo como consecuencia el despertar verbal de la muchacha, bienvenida sea. Esa chica apunta maneras, es sincera y valiente y, seguro que, ahora que va a hablar, no abusa de la verborrea y se limita a decir las palabras justas y apropiadas en el instante oportuno. Una joya de persona y un gran personaje el que has creado, además de una buena situación.
    Otro relatazo para tu inventario personal, del que tanto disfrutamos muchos.
    Un abrazo fuerte, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Ángel, esa es la idea, que a partir de ahora esa chica pueda expresar lo que siente. Gran escuela la de los refranes: pocos fallan.
      Mil gracias por tus generosas palabras y, espero, que hasta muy pronto.
      Pablo

      Eliminar
  9. Hola, Pablo Nuñez. Me gustan este tipo de relatos que te dejan descolocado al final y que tienes que releer para ver que todas las piezas cuadran perfectamente. Te felicito. Pena es que en solo 50 palabras no hayas podido decribir la cara que se le queda al novio. Me la imagino. Hasta el próximo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Juan, la cara del novio sería un poema, lástima que no estuviéramos allí para verla.
      Un abrazo y gracias por tu más que generoso comentario.
      Pablo

      Eliminar
  10. Hay quien saca conejos de la chistera, y luego, los que se sacan finales de lujo para cerrar un micro que desde la primera línea prometía guerra.
    Felicidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paloma. Ya ves, ese final parece que ha dado mucho juego, pero la que tiene mérito es la novia, no yo.
      Un besazo, señora escritora.
      Pablo

      Eliminar
  11. Seguro que la novia ha pensado Hoy ha sido un gran día, y aunque el novio fuese Todo un caballero -que no lo parece- seguro que hubiese preferido encontrarse a Mack the dead, que soportar todas las Miradas de los invitados.
    Probablemente el silencio de la novia podría haber sido causado por el enfado producido por una boda no deseada, y En el momento oportuno, pensó que no tenia por que mostrarse sumisa ante lo que deseasen los demás, mas que un no, parece un grito de auxilio.
    magnifico relato, aunque decir magnifico es como decir Pablo ya que todos los tuyos lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Vaya, Irreverente! Veo que te has paseado por ahí con otros personajes. Ten cuidado con ellos que salen de una cabeza que no está muy bien amueblada.
      Es un placer que te pases por aquí para dejarme elogios que no merezco, pero que gustan, no te lo voy a negar.
      Un placer leerte y espero que te apuntes este año a nuestra quedada.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  12. Josep Maria Arnau9/10/18 23:07

    Sorpresa inicial con la que capturas al lector y ya no lo sueltas hasta la segunda sorpresa (final). Las reacciones de “los presentes” acompañan al lector y dan fluidez al relato, muy bien construido. Las situaciones extremas pueden desencadenar reacciones insospechadas y revelar realidades ocultas. Enhorabuena, Pablo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Josep María. Me es muy grato lo que dices: lo de agarrar al lector desde el principio y no soltarlo hasta el final. Quizá esa sea nuestra meta y pocas veces se logra, al menos yo.
      Un abrazo fuerte, querido amigo.
      Pablo

      Eliminar
  13. Sorpresa de principio a fin en tus cincuenta palabras de este mes, querido Pablo. Estos son los micros que enganchan, que tienen mucho jugo y que además se quedan en la memoria del lector por mucho tiempo.
    Enhorabuena, ahijado, vas para sobresaliente también este mes.
    Beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, madrina. Este es de los comentarios que enganchan y quedan en la memoria por mucho tiempo.
      Besazo.
      Pablo

      Eliminar
  14. No sé quién tiene la culpa, si tú o yo. Yo, por no haber leído antes tu relato, o tú por no haberme avisado. ¡Mal amigo! Ya no te junto!
    A pesar de todo y teniendo tú la culpa, te confieso que mancantao.
    Te perdono y te mando un agrazo de coala.
    Jejejeje!
    Ciao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Perdona mi error, Isidro, no podría soportar que ya no me juntes. Jajaja.
      Malegro de que tehayaencantao.
      Abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!