Síndrome de abstinencia

Gemelas idénticas. "Dos gotas de agua", afirmaban.

Gabriela decidía. Elena, influida por sus padres, acataba. Años de sometimiento anularon a esta. Ya huérfanas, Elena, ilusionada, intentó liberarse de las tiranías de Gabriela. Le costó, pero, al fin, consiguió alejarse de su hermana. Lamentablemente, no así del recuerdo y su tenaza.
Escrito por Jesús Garabato Rodríguez

5 comentarios :

  1. Jesús, cuantas veces ocurre que una persona anula a otra, y la tenaza no siempre es física, muchas veces la persona se ve atenazada por sentimientos de inferioridad, o incluso por no disgustar a la otra, aunque no parece que este sea el caso, mas bien el problema parece ser dolor y miedo producido por Gabriela con apoyo de sus padres.
    Estupendo micro que crea síndrome de saber mas de Elena.

    ResponderEliminar
  2. Maria Galerna10/10/18 14:55

    Demasiados años de sometimiento. Aún lejos, la sombra persiste
    Esperemos que poco a poco, se desvanezca.
    Muy buen micro. Mucho para reflexionar sobre las relaciones que ahora llaman "tóxicas".

    Un saludo, Jesús.

    ResponderEliminar
  3. El recuerdo, ese acompañante inmaterial y nunca invitado que sabe limar el pasado, pero también alambrar el futuro.
    Lamentablemente, esa gemela será siempre parte de una misma tenaza.
    Buen relato, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En ningún caso como en el de los gemelos, se percibe que una cosa es la apariencia y otra el interior, la actitud, la esencia única y separada que también convive bajo una fachada casi idéntica. Si clonásemos cincuenta personas todas serían, en realidad, distintas. Las historias de gemelos o gemelas son fascinantes, como si entre ellas existieran vínculos invisibles distintos a los de las personas. En el caso de las de tu relato, aún habiéndose liberado una del dominio dañino de la otra, no deja por ello de echarla de menos de alguna forma.
    Interesante relato, Jesús
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Josep Maria Arnau11/10/18 17:29

    Me ha gustado tu relato, Jesús. Me ha sugerido muchos significados. Algo idéntico por fuera puede ser muy distinto por dentro. El riesgo de una relación tóxica mantenida durante mucho tiempo. Las secuelas pueden persistir incluso cuando cesa la relación. A veces nos quedamos como “enganchados” al pasado… como si fuera una droga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!