La forma del agua

Es la hora de la comida y el carcelero se acerca. Los cautivos no tienen noción del tiempo en su encierro.

Se mueven nerviosos. No hay salida.

Algunos han desaparecido sin dejar rastro.

Sobreviven entre cuatro paredes de cristal. Y ahí, en esa líquida cárcel, ni las burbujas son libres.
Escrito por María Galerna

10 comentarios :

  1. Sobrecoge la presencia del carcelero entrevista entre cristales y subrayada por esa sensación profunda y trágica de seres privados de libertad a merced de sus prisioneros. Más allá de los cristales de la pecera, el micro se convierte en una poderosa metáfora. Enhorabuena, María. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna7/11/18 17:52

      Gracias, Manuel. Es así, no lo saben, no son libres. En la otra cara de la metáfora pasa lo contrario.

      Un saludo. Feliz semana.

      Eliminar
  2. Pilar Garrido Aláez6/11/18 17:36

    Un relato muy visual que nos invita a reflexionar sobre la vida de otras especies.
    Me encanta como describes ese mundo acuático privado de libertad.
    Un cordial saludo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna7/11/18 17:55

      Gracias, Pilar. Si, lo tenemos tan normalizado que ni cuenta nos damos de que somos "carceleros".

      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  3. Llamamos muerte a la vida al otro lado, aunque éste sea el otro lado de un cristal. Quien afirme que no existen los zombis es que nunca han contemplado a un ser cautivo.
    Una buena historia con una gran carga visual. Felicidades.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna7/11/18 17:57

      Me has dejado una imagen impactante, cargada de razón.
      Gracias, Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Tal vez los peces no tengan conciencia de su prisión, al menos los que ya nacieron en cautividad y por lo tanto solo conocen el mundo encerrado entre sus cristales, puede que a nosotros nos pase lo mismo que no nos demos cuenta de la prisión en la que estamos, quizá no delimitada por cuatro cristales, sino por obligaciones absurdas, leyes injustas…
    Estupendo relato para reflexionar.
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna8/11/18 19:33

      Puede, y puede que sólo nos demos cuenta cuando nos remueven el agua. Pero pasado el susto, volvemos a lo mismo.

      Un saludo. Nos leemos.

      Eliminar
  5. Hermosa metáfora de la condición humana en tantas sociedades a lo largo de la Historia. Como peces, burbujeamos en cárceles de las que no somos conscientes, pero nos vigilan nuestros cancerberos.
    Excelente invitación a la reflexión, María. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna8/11/18 19:37

      Gracias, Carmen.
      Como los peces, nuestra memoria a veces es corta. Y caemos en lo mismo.
      Un abrazo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!