Mesa para cinco (Comensal #3)

Brindaron con un "¡gracias!". A los cuatro les iba bien. El alcalde licitando sin parar. La presidenta con su máster. El exministro gestionando tarjetas. La responsable de comunicación fabricando verdades.

Le ofrecieron renovar el contrato. Él buscó en el bolsillo, apagó el dispositivo, sacó la pluma y estampó su firma.
Escrito por Josep Maria Arnau
Uno | Dos | Tres | Cuatro | Invitado | Cinco

9 comentarios :

  1. ¡Vaya grupito el que has formado, Josep María!, jajaja, lo mejor de cada casa... Un micro de denuncia, oculta tras el humor. ¡Felicidades!
    Un abrazo.
    María José

    ResponderEliminar
  2. Muy buen micro, Josep María. Has cogido lo mejor de cada casa y los has sentado en la misma mesa para ofrecernos una escena de lo más real.
    ¡Bravo!
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Alrededor de estas mesas se gestiona la corrupción sistémica que sufrimos y a la que asistimos tan estupefactos como impotentes. Qué bien elegidos los personajes, Josep Maria.
    Muy crítico y muy realista, pero con un humor muy fino. Abraçades.

    ResponderEliminar
  4. Vaya grupito repulsivo. Bien descrito en tan poco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me parece redondo tu relato, Josep Maria. Todo gira a favor del viento que supone los mayores beneficios a los que detentan el poder. Toda una orquesta bien afinada (una mafia perfectamente organizada) creada y gestionada para tener continuidad.
    Ritmo, personajes y acción crean la vertiginosa sensación de girar sobre una ruleta de casino.
    Felicidades, Josep Maria, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Enrique Angulo18/11/18 19:10

    Esa mesa para cinco creo que es la antítesis de la mesa para cinco donde nació la original idea de esta propuesta cincuentista. Pero lo que sí parece real es que mesas como esa que nos describes ha habido muchísimas en estos años de vinagre y cardos, y de obras faraónicas que ahora sirven para que las contemplen los grillos, en las que el dinero corría a raudales por la piel de toro, o de tordo, y esto parecía el País de Jauja; mientras esos a quienes en aquellos años de delirios se les llamaba agoreros, no dejaban de decir entre dientes, el título de aquella película ambientada en el mundo del boxeo: Más dura será la caída.
    Estalló la burbuja, vino la crisis a nivel mundial, y, a mi entender, no aprendimos mucho, por no decir que no aprendimos nada, pues los vicios y comportamientos causantes de aquellos males no parecen haber desaparecido y aparecen de nuevos amenazantes en el horizonte de nuestro porvenir.
    De hecho, los personajes que aparecen en tu microcuento son equiparables a muchos de los que hoy entran en la trena, de quienes andan día sí y día no en los juzgados, y de quienes –aunque eso sí, muy dignos y negándolo todo- tienen que dimitir de algunos de sus cargos, no de todos, pues siempre procuran tener algún as en la manga y un buen dinerito en paraísos fiscales o similares.
    Así que ya veremos lo que nos depara el futuro con los lodos de los que venimos, lodos en los que se rebozaron con gusto los hunos y los hotros –por decirlo a la manera de Unamuno- con los enfrentamientos en los que nos hemos enzarzado, y con las soluciones fáciles y falsas que demagogos y populistas de todo pelaje nos ofrecen para dar un gran salto hacia delante, que decía Mao, y que siempre resultan ser caídas hacia atrás.
    Enhorabuena y un abrazo, Joseph Maria.

    ResponderEliminar
  7. ¿Ha apagado ya la grabadora? ¿de verdad? (que si no, yo no hablo, que luego ...)
    Muy bien contado, Josep Maria. Nos pone una sonrisa y también algo de mala leche, porque con la realidad que tenemos hay para echarse a llorar.
    Como ya han dicho por aquí, buen ritmo le das al micro y bien dibujados los personajes con pocas palabras.
    Una abraçada.
    Carme.

    ResponderEliminar
  8. Podrán ser corruptos, ladrones, hipócritas, mentirosos y aprovechados, pero, como mínimo, nadie podrá reprocharles a los comensales que sean desagradecidos. Menuda fábula que nos has dejado, Josep Maria. Aunque no me extraña, con semejante fauna...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta esta tendencia cincuentista de aprovechar los micros para hacer crítica social. 😍 Y también que os pongáis de acuerdo para hacer mini-series compartidas.
    Un abrazo Josep Maria.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!