La sal de la vida

Le dieron las tres en el descansillo con el delantal desabrochado; las cuatro con la blusa enredada en el brazo; menos veinte con los tacones tirados en la alfombrilla; en punto con el sujetador suspendido en una taza sin sal.

A las seis y dos minutos gimió ante su puerta...
Escrito por M. Belén Mateos Galán

28 comentarios :

  1. Maria Galerna13/12/18 16:02

    Me da dos lecturas totalmente opuestas. Y aún no decido con cuál quedarme. Si con la de la excusa y el vecino macizo, o la de la petición y el desalmado.

    Muy buen micro, María Belén.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, que hagas tuya la lectura y tu imaginación te lleve por donde desees quedarte.
      Muchas gracias Maria.

      Un saludo envuelto en abrazo.

      Eliminar
  2. Quién fuera tu vecino... Me ha encantado, como siempre. Como tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... Hay vecinos con muy poquita sal y otros que les encanta la vida con esa pizca picante y salina...
      Muchas gracias Fernando.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Magnífico relato, Belén. Está escrito de una forma muy sugerente y con una gracia especial. Enhorabuena. Un abrazo, Au.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Au.
      Hay ocasiones en que la sal no la pone la vida si no quien desea sugerir algo más allá de una invitación a una taza sin sustancia.
      Abrazos bonita.

      Eliminar
  4. Voy a cambiar de sitio la sal, por si tengo que emplear más tiempo en buscarla, jajaja

    Muy original.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaa.. Haces bien. La sal en el armario más alto de la cocina, la sugerencia en el cajón más mano que encuentres.
      Muchas gracias Jose Antonio.
      Un placer concerte en persona.
      Un saludo y un abrazo

      Eliminar
  5. Bien se podría considerar este relato un digno homenaje a la canción de Sabina, una buena mezcla de pasión y poesía. Tu protagonista se desprende de sus servidumbres para dar rienda suelta a su deseo, el verdadero, lejos de las obligaciones cotidianas. Lenta metamorfosis bien contada, con el culmen de una pasión posible.
    Abrazos, Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda metamorfosis lleva su tiempo medido en tazas de vida y deseo.
      Toda vida obligada es servidumbre que no aspira a la rutina...
      Muchas gracias Ángel por esta pasión con la que siempre lees.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Con qué claridad nos explica el micro en qué consiste la sal de la vida que le da título.
    No se trata del condimento culinario, perfecta excusa para llamar a la puerta del vecino, sino de la pulsión erótica, la pasión amorosa que despierta en tu protagonista, que se debate entre la prolongada espera y la necesidad imperiosa del encuentro sexual.
    ¿Será un vecino del quinto tan atractivo como lo fue su homónima en la célebre película? No importa en realidad. Es el hombre que condimentará su existencia.
    Preciosas, vitalistas y poéticas tus letras, Belén. Un placer leerte y haber compartido mantel y calidez en la Quedada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es haber compartido tiempo, mantel, conversación, risas y abrazos.
      Lo demás... escribir con esa sal en la punta de la pluma, con la realidad soñada de un encuentro, con ese vecino que ves cada cierto tiempo y a pesar de ello condimenta tu vida de manera vital.
      Muchas gracias mi querida Carmen.
      Besos grandes.

      Eliminar
  7. Soy muy mala comentando. Solo puedo decir que me encanta cómo cuentas tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con estas palabras ya me doy por contenta.
      Muchas gracias Valle.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Original, amiga Belén.
    La sal de la taza necesaria.
    Besicos, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sal que nos alimenta de aquello que deseamos...
      Muchas gracias preciosa Cabopá.
      Un besito.

      Eliminar
  9. Arden los descansillos del edificio de Cincuenta cuando los tacones de tus relatos pisan sobre su página. Pulsión y tempo marcado con la precisión del reloj del deseo.
    Fantástico de fantasía erótica. Esto y un beso que te mando, Mª Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seamos ese tiempo marcado a golpes de tacón, a pulsiones de vida, de deseo...
      Muchas gracias Manuel.
      Beso recibido y otro vuela hacia ti.

      Eliminar
  10. Josep Maria Arnau15/12/18 13:47

    Trepidante y sensual relato, Belén. Sugiere mucho con muy poco. Un deseo irrefrenable que sintetizas con el gemido final… y que nos devuelve al título. Abres mucho la perspectiva para la participación del lector. Enhorabuena.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que has participado con tu lectura por esa sal de palabras, la sensualidad se hace real en la imaginación.
      Muchas gracias Josep Maria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Seguro que es pecado participar en la lectura de un relato como este. No me atrevo a decir que me guste no vaya a ser que me consideren un voyeur. Me pensaré mejor mi respuesta.
    Gracias por tu relato, Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pecado sería no caer en la tentación de la lectura de cada una de las historias de 50 paabras.
      Gracias a ti Manuel. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Oy, oy, oy, oy...
    ¡Eres de lo más grande que pisa esta casa, mi querida poeta azul!
    Solo puedo decir que la vida sin sal no es vida y tú nos lo has dejado muy claro, no solo con tus letras, sino también cada vez que nos vemos en persona y nos demuestras lo que es disfrutar de la vida a lo grande.
    Mil besos, Belén. Mi enhorabuena siempre.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OMG, jajajjaja...
      Muchas gracias mi querida Malu.
      Tú eres la sal de cada encuentro, la sonrisa que hace de las veladas magia.
      Tus letras nos hacen disfrutar cada vez que nos las regalas.
      Un placer compartir contigo el tiempo y el espacio siempre.
      Besos mil preciosa.

      Eliminar
  13. Escritura en su punto de sal, al compás de un reloj a fuego lento, con la ropa huida y el deseo rendido en un rellano. "Estoy para lo que necesites", se dijeron como buenos vecinos, mientras uno escondía el salero y la otra guardaba la sal en el dormitorio.
    De un mujer pasional y de una escritora audaz, sensible y esencialmente poeta, es normal que surjan delicias como ésta.
    Un beso enorme, Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sal la has puesto tú con tu comentario, con tu relato adaptado a mi escena, con tus palabras siempre llenas de acierto, sabiduría y buen criterio.
      Aprendiz de poeta y apasionada de la vida.
      Muchas gracias Antonio, siempre es un placer encontrarnos, compartir, conversar en los encuentros y más allá de ellos.
      Un beso gigante.

      Eliminar
  14. Tú con tus letras y tu presencia llenas de sal nuestras vidas. Además de uña Poeta con mayúscula eres una narradora excelente. Consigues algo muy difícil de una forma magistral: sugerir con tus palabras lo que no pone, pero llega a la imaginación del lector.
    Eres mágica, como escritora y, aún más, como persona. Un besazo. 💙
    Tu fan, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres la sal de cada encuentro en la distancia y en la cercanía. la magia se escribe con la "P" de Pablo.
      Muchas gracias por tu presencia siempre, por tus palabras y apoyo.
      Mil besos azules.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!