Microscuradespedida

Cincuenta remos propulsan la pentecóntera, se desató terrible tempestad, el piélago castigó con depresivas grupadas, el destacado tripulante cayó al abismo. Publicaste seiscientas palabras e insuperables comentarios. Ahora celebras misa de langostinos bailando con el hombre lobo, nuestro más muy mayor bye al filósofo.

Nunca subirás al tren del olvido.
Escrito por Irreverente inadaptado
Dedicado a Eduardo Martín Zurita

30 comentarios :

  1. Bonito homenaje para nuestro admirado Eduardo.

    Un saludo (Ir)reverente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias María, está hecho con toda mi admiración.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Es muy difícil escribir desde las tripas porque se agolpan demasiadas cosas en la mente pugnando por salir, tu homenaje a nuestro Eduardo es impecable, felicidades, Irreverente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Matrioska, es cierto que las ideas se agolpan, pero en cincuenta cabe lo que cabe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que relato mas emotivo, felicidades por el mismo y D. E. P. a nuestro amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, lo consideraba amigo aún sin haber tenido la suerte de conocerlo personalmente.

      Eliminar
  4. Felicidades por este emotivo homenaje a nuestro Eduardo, al filósofo, al narrador, al poeta, al amigo. Muy acertadas las palabras escogidas, que tanto nos lo recuerdan.
    Gracias, Irreverente. Abrazo emocionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, de eso se trataba de un homenaje sincero y fuera de concurso, un abrazo también para ti.

      Eliminar
  5. Carmelo Carrascal20/12/18 13:56

    Amigo Irreverente, enhorabuena.

    Creo que a Eduardo le hubiera encantado tu micro. Sí, sí. Por exuberante, estilísticamente atrevido, erudito en la indagación de los significados de algunas palabras bien elegidas, emocionante, sobre todo emocionante, con intencionadas alusiones y ese tan afectuoso como inconfundible guiño del "más muy mayor". ¡Ah!, y el formidable final.

    Cuando el Irreverente, acaso a su pesar, de pronto se transforma en "Reverente".

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda otra Carmelo, por muy irreverente que te creas, hay veces que la realidad te hace ser totalmente reverente, he intentado hacer un micro bastante barroco, como solían ser los suyos.
      Gracias por tu comentario, un saludo cordial también para ti.

      Eliminar
  6. Siempre, Eduardo Martín Zurita. Único y, a su vez, Trinidad contenida en su nombre.
    Pensando estará en cómo hacerte llegar su comentario.
    Saludos Irreverente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, seguro que la manera de hacérmelo llegar es a través de vuestros comentarios.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Irreverente, amén. Un gran homenaje con un final antológico para nuestro Eduardo.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo, solo un pequeño pero sincero homenaje.

      Eliminar
  8. Intensidad, cultura y sabiduría rezuman en estas cincuenta palabras que bien pudiera haber escrito el mismo Eduardo. Un relato que demuestra conocimiento, respeto y cariño hacia una persona distinta y generosa que no dejó a nadie indiferente. Seguro que él agradece tu buen hacer, como muchos de los que hemos leído estas líneas y hemos vuelto a sentir cerca a quien siempre estará entre nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel, solo espero que esté donde esté lo pueda ver y que no le parezca demasiado mal, pues va con toda mi mejor intención.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pilar Garrido Aláez21/12/18 17:50

    Las personas que dejan huella, jamás caerán en el olvido.
    Precioso homenaje.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, eso creo yo también.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Benditas redes sociales; de no ser por este micro no me hubiera enterado de que he sido objeto de plagio: "El tren del olvido" reproduce literalmente el final de un relato corto mío. Ya está en manos de un abogado.
    Gracias Irreverente por la revelación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desi, desde ya te digo que me extraña mucho lo que me dices, de todas formas, yo no gastaría dinero en abogados, pues donde no hay nada que ganar las pérdidas son seguras.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Irreverente, desde ya te digo que no te extrañe tanto. El texto es mío y lo demostraré públicamente.
      ¿A ti te gustaría que te plagiaran? Te aseguro que no es plato de buen gusto.
      El abogado lo pago porque lo cometido ES UN DELITO Y NO SE VA A QUEDAR ASÍ. Tengo un nombre y una reputación.
      Saludos y que no te ocurra nunca lo que a mí. Y que nadie te conteste como tú a mí.

      Eliminar
    3. Desi lamento mucho que consideres que te he contestado con desconsideración, pues no era en absoluto mi intención, solo te he comentado que me extraña por ser ese mi pensamiento, y en cuanto a lo de los abogados se trata de mi propia experiencia sobre el tema, si crees que te he ofendido reitero mis excusas,nada mas lejos de mi intención.
      También reitero mi saludo aunque por tu tono no creo que sea bien recibido.

      Eliminar
  11. Muchas gracias por el homenaje a nuestro amigo Edu.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a ti Isidro, creo que se merecía bastante más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Has conseguido reunir gran parte de la intensa esencia de Eduardo, consiguiendo en forma y fondo un homenaje a una persona que dejó una profunda huella. Enhorabuena.
    Un largo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio por tu amable comentario, me gustaría haber conseguido una mínima parte de de la esencia que dices, pero desde luego lo que si he puesto es mi mejor intención.
      Un abrazo y feliz año

      Eliminar
  14. Este mes me ha vuelto a pillar el tren, y no precisamente el del olvido, sino el del tiempo, por lo que no he podido comentar apenas, pero no quería dejar pasar este tuyo, Irreverente. Me alegró mucho verlo publicado, no solo por el afecto que le teníamos a Eduardo, sino por lo bonito que es el relato. Se nota que has puesto todo tu cariño al hacerlo, como también era evidente cierto duende en vuestro habitual intercambio de comentarios. Así que aplaudo tu gesto en toda su gran dimensión.
    Un abrazo, I.I., y Feliz 2019.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique me alegro que te haya gustado, lo he hecho con mi mejor intención, desde luego lo que no quería es que fuese un relato mas, por eso es algo distinto a lo que suelo publicar, usando palabras que normalmente no incluyo en mis micros, intentando parecerme un poco a sus comentarios (ni de lejos creo haberlo conseguido), y como es lógico por el tema, fuera de concurso.
      Un abrazo y que pases un año magic(o)

      Eliminar
  15. Muchas gracias por este precioso homenaje a nuestro amigo Eduardo. Echaremos de menos sus letras, pero su recuerdo gravitará por esta página y por nuestros corazones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Salvador por tu comentario y amabilidad.
    Como bien dices echaremos de menos sus relatos pero sobre todo la maestría y bonhomía que destilaban sus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!