Extraña mente

El rodar de la rueca resonaba en el aire arrastrando silencios imposibles. El monótono ruido renacía incesantemente. No había princesas en su imaginación. Sin embargo, las lagartijas entraban y salían por las rendijas de su mente. La mariposa echó a volar. Cerró los ojos. Solo quería descansar.

La araña tejía.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

10 comentarios :

  1. Una mente que desvaría por el cansancio, tal vez asociado a algún tipo de fiebre. A través de los sentidos percibe realidades inconexas, sin sentido aparente, una realidad atípica, cuando lo extraño es su propia mente que advierte de que algo no funciona del todo bien en ese organismo, tal vez también en ese alma.
    Un relato sobre los efectos de una enfermedad o de un trastorno, por parte de quien los sufre que, con su descripción, nos transmite un estado del que nos podemos hacer cargo.
    Salvador, son muchas las letras que hemos compartido en esta página que ha sido la de todos. Espero que sigamos leyéndonos en otros espacios. Ya sabes donde me tienes, en todo caso.
    Te mando un abrazo grande. Cuídate mucho

    ResponderEliminar
  2. Salvador Pérez Salas16/1/19 22:30

    Son muchos los factores, las vivencias, las circunstancias que pueden conducirnos a tener una extraña mente.
    Esta, perdida en sí misma, en su propio interior, buscaba incansablemente la salida de su incesante discurrir. Obsesiones compulsivas, búsquedas de caminos inexistentes, pensamientos rotos... pueden tener su origen en cualquier grieta de nuestra vida que, con el tiempo, derruirá nuestra propia consciencia.
    ´Ñi querido Maestro, Ángel, entré en esta página después de leer durante cerca de un año tus relatos. Me enganchaste y me aventuré. Te admiro, admiro a todos los que osaron lanzarse a esta aventura de regalar ingenio, sabiduría y amor a las letras en esta página.
    Siempre te estaré agradecido.
    Te buscaré en las redes. Lo sé.
    Te tendré informado de mi evolución. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tus imágenes visuales me trasladan a una mente desajustada, que vive situaciones irreales.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
  4. Salvador Pérez Salas20/1/19 20:40

    Totalmente desajustada. Su realidad es nuestra irrealidad cotidiana. Muchas gracias, María Jesús.

    ResponderEliminar
  5. Imágenes visuales de corte surrealista producidas por un subconsciente febril u onírico. Fabulosa y apropiada alteración de "r" con el sonido de la rueca, ese tejer e hilar continuo del pensamiento.
    Un micro casi pictórico, Salvador. Ha sido un placer compartir cincuentas contigo. Nos seguimos leyendo en las redes. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas24/1/19 17:16

      ¿Eres cirujana? Diseccionas muy bien este relato. Sí,te doy la razón. No olvidemos que el surrealismo aflora precisamente en las realidades febriles y oníricas de nuestros actos. Muchas gracias por tu comentario y tu compañía continua. Un fuerte abrazo. Seguimos en contacto.

      Eliminar
  6. Has escrito un gran relato Salvador. El subjetivo retrato de la percepción del protagonista es cautivador y atrapa tanto como esa telaraña final.
    Un placer haber compartido relatos contigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Salvador Pérez Salas24/1/19 17:25

    Antonio, que alguien que sea capaz de reinventarse continuamente y construya textos con la calidad que siempre te acompaña, se detenga un momento para leer mis humildes relatos... me emociona.
    Muchas gracias por tus palabras y por la descripción de tus sensaciones.
    Espero encontrarte de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Del hilo de la rueca al hilo de la araña nos llevas por un sendero tortuoso donde cada paso está jalonado por una imagen sugerente que dota al relato de ese punto de irrealidad que enlaza magistralmente con el título del relato.
    El encendido de motor de este micro (esa aliteración bordada en la primera frase, que ya ha subrayado Carmen) es fantástica. Pero el cierre, con esa araña colgada del vacío del punto y final, abre un mundo enteramente sin palabras.
    Enhorabuena, Salvador, no sólo está bellamente escrito, sino hermosamente, pintado. Nos encontraremos por esos foros de la red, y será de nuevo, un grato momento del que disfrutar.
    Esto, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Salvador Pérez Salas30/1/19 20:42

    Manuel, haces un generoso comentario de este relato. Artista multidisciplinar, de vocabulario exquisito y con una imaginación prodigiosa... te has prodigado entre nosotros de forma continuada desde tu incorporación. Muchas gracias por tus alentadoras palabras y, como bien dices, nos encontraremos con absoluta seguridad. Un fuerte abrazo y... hasta pronto.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!