Respuestas

Comenzó ensalzándolo su simpático jefe. Después, su mejor y más viejo amigo. El tercer panegírico, tan emotivo que desató el llanto de los asistentes, fue pronunciado por su amada esposa. 

Paradójicamente, ellos fueron los primeros en salir corriendo del templo cuando se escucharon unos golpes en el interior del féretro.
Escrito por Rafa Sastre

8 comentarios :

  1. Nos despiertas de buen humor con tu fina ironía. ¿Será verdad eso de que hay que morirse para que hablen bien de nosotros? El personaje de tu relato asi lo ha constatado, y cuando ha querido responder agradecido solo ha provocado el pánico entre los asistentes a su funeral. Muy bueno, Rafa. Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Fantástico humor negro. Añadiria que se trata de justicia poética tambien.
    Saludos cordiales, Rafa.

    ResponderEliminar
  3. Con lo educado que es tu personaje, que hasta responde a las alabanzas...Y lo dejan allí solo. Buen relato, Rafa. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si alguien pregunta qué ingredientes puede tener un buen relato, puede leer estas "respuestas". En ellas encontrará un fino humor negro y toda una lección práctica sobre los gestos para la galería y la realidad, o lo que es lo mismo, un tratado sobre la hipocresía.
    Un saludo, Rafa

    ResponderEliminar
  5. No hay nada mejor que morirse para recibir elogios hasta de tu peor enemigo. Aquí el no muerto los ahuyenta por la vía rápida.
    Muy bueno el humor negro, Rafa. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Josep Maria Arnau14/1/19 0:02

    Final sorpresa y revelador en un relato de apariencia muy inocente. Hay respuestas hipócritas y sinceras. Para que un hipócrita sea sincero hay que cogerlo desprevenido. Enhorabuena, Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sorprendente final. Me queda la intriga si la muerte fue aparentemente real, o un experimento del propio "muerto" para saber las reacciones de cada uno de su entorno ante su desaparición.
    Suerte y un saludo, Rafa.

    ResponderEliminar
  8. ingenioso relato con un final que deja a cada cual en su sitio. Un placer leerte, Rafa.
    Abrazos.
    Pablo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!