Testigo mudo

Escucho cómo vacía los armarios y el estruendo de platos y cubiertos al estrellarse contra el suelo. Entra en la habitación y pide a gritos el dinero, me golpea. La enfermera cree que fue una suerte que mi hijo llegase a tiempo, él calla nervioso tras sus gafas de sol.
Escrito por Yoya Muiños Alonso

8 comentarios :

  1. Una realidad tremenda, para que luego haya por ahí algunos queriendo suavizarla y diciendo que no es para tanto.
    Tu relato muestra la indefensión absoluta ante la fuerza bruta e irracional. Por fortuna, las cosas no fueron a mayores aún gracias a la intervención del hijo. No sabemos con exactitud qué sucedió, tal vez el muchacho mató al padre en defensa de su madre, o éste huyó. Esa es una de las grandezas de este relato, que deja espacio para la imaginación,, sin restar un ápice de crudeza a unas circunstancias que no dejan de suceder, una lacra que no parece terminar nunca. Una historia la tuya, necesaria, cuando toda concienciación es poca.
    Me alegra mucho leerte, Yoya, siempre me pasa contigo. Ya no podrá ser en Cincuenta, pero sé que será en otros foros.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un enorme placer volver a leer tus comentarios Ángel. Me gustan todas esas posibilidades que dejas en el aire, podría ser algúna de ellas, pero es el hijo (pródigo en desgracias y problemas) y esa madre que calla lo que sabe precisamente por tratarse de su "niño"
      Espero verte pronto, supongo que en Comillas para no perder las buenas costumbres.

      Otro abrazo grande para ti, hasta pronto amigo.

      Eliminar
  2. Yo tengo otra interpretación: hijo drogadicto con un síndrome de abstinencia (las gafas me dan esa pista), que ataca a su madre o padre para conseguir dinero, pero que no es denunciado por ese perdón incondicional hacia los hijos. Hace unas semanas escribí un micro con ese tema, quizá por eso haya tendido hasta esta versión.
    En lo que estoy de acuerdo con Ángel es en la alegría que me da leerte, Yoya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estás en lo cierto querida Asun, tras esas gafas habitan el monstruo y el hijo. Muchísimas gracias por tus palabras y deseo que pronto pueda darte un beso y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Lo primero, decirte que me da mucha alegría volver a leerte, Yoya. En la quedada cincuentista te echamos de menos. Sé que te llevaste un trozo de nuestro cariño en un libro que tu paisano, Manuel Menéndez, te hizo llegar.
    En cuanto al relato, me parece magnífico y yo, la verdad, veo que el culpable de la agresión es ese testigo mudo que se esconde tras las gafas de sol y que la madre no denuncia por eso mismo, por ser madre. El título está muy bien escogido y ese final, es genial. Me encantan los micros que te muestran una situación con gran sutileza, sin nombrar qué paso, dejando un tapiz tan bien cosido que tras leer las cincuenta palabras, el lector monta la escena. Es una perfecta simbiosis entre tú y el lector que llena de sentido cómo se debe escribir un buen microrrelato; extraordinario, diría yo.
    Yoya, seguiré leyéndote sea donde sea, porque me gustan tus historias y tu forma de narrarlas. Ojalá en un futuro próximo nos podamos conocer en persona. Mi hermano asturiano (el pirata negro), me habla maravillas de ti y él siempre lleva razón.
    Un besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. YOYA MUIÑOS ALONSO20/1/19 11:13

      Muchas gracias Pablo, nuestro "pirata negro" es un bucanero con un corazón de azúcar y me hizo llegar ese libro lleno de muestras de cariño. A pesar de que Alex nos deja un poco huérfanos, somos una familia y seguiremos cincunteando juntos por esos mundos...Espero. Gracias otra vez por tus comentarios sobre el relato, y así es, una madre al uso a pesar de las desgracias.
      Un besazo y espero verte pronto.

      Eliminar
  4. Mi impresión es la misma que la de Asun Paredes. Me recyerda en parte al Corto "Express", de D. Sánchez Arévalo.
    El micro me parece sensacional y escalofriante tanto en la historia (de 1000 palabras) como en la narración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, esa impresión es la que quise transmitir.

      Un saludo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!