Planes rotos

Lo inevitable tiene que ser así. Dulce o amargo, triste o alegre... no importa cómo... pero así.

 Tendría que decírselo esa misma tarde. Habían hecho muchos planes para el próximo año. Tendrían que olvidarlos todos.

Él no querría que esto hubiese sucedido ahora. Pero, sorprendentemente, ocurrió... Sin esperarlo... 

Estaba embarazada.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

20 comentarios :

  1. Siempre queremos que todo transcurra como hemos previsto, pero el azar y otros factores también juegan y cambian los planes, lo que no tiene que ser, necesariamente, un drama, sólo algo diferente a lo que se había pensado, quizá un camino alternativo que trae consigo, además de cambios, por qué no, inesperadas alegrías.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:03

      Muchas gracias, Ángel. Siempre buscando respuestas.

      Eliminar
  2. Uno planifica, pero luego las circunstancias pueden modificar y cambiar esos planes, ojalá esa ruptura que les sucede a tus protagonistas sea para mejor y para lograr una mayor unión entre ellos.
    Buen relato, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:05

      Gracias, Javier. Seguro que piensa que ya los niños no vienen con un pan debajo del brazo.

      Eliminar
  3. Bueno... Ojalá todos los planes se truncasen por recibir a un nuevo miembro en la familia. Es una rotura bastante dulce desde mi perspectiva. Los niño tienen pros y contras, pero todos los padres dicen que compensa, por algo será.
    Un abrazo Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:07

      Por algo... sí. Muchas gracias, Raquel.

      Eliminar
  4. Un embarazo y su consecuencia: el nacimiento de un niño, cambia radicalmente la vida de los padres. No es necesario experimentar esa sensación para darse cuenta. Buen relato, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:09

      Se ven los cambios, sí. Muchas gracias, María José.

      Eliminar
  5. La llegada de una criatura lo cambia todo en la vida. Adiós a los planes de casi cualquier tipo.
    Un buen relato, Salvador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:11

      Todo y quien diga que no... Muchas gracias, Alma.

      Eliminar
  6. No parece que esta buena nueva vaya a ser del agrado de la pareja. Hoy día tanto planes profesionales como de ocio, prorrogan indefinidamente la intención de ser progenitores, de ahí la caída de la natalidad en los países desarrollados.
    A menos, que decidan interrumpir el proceso, los planes, como bien titulas, quedan rotos.
    Buen tema y buen relato, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:12

      Lo dejamos para más tarde y cuando llega, así, sin esperarlo, sin desearlo... entonces... Muchas gracias, Manuel

      Eliminar
  7. Casi siempre que sucede, es porque se ha permitido que ocurra. Así que si juegas a pecho descubierto, las sorpresas son previsibles.
    ¡Muyy buen micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:14

      Muchas gracias, Galilea. El riesgo es el riesgo.

      Eliminar
  8. Deben ser jóvenes, muy jóvenes los protagonistas del micro: los embarazos ahora no ocurren de manera tan inesperada. De hecho, llega un momento en que no ocurren nunca.
    Saludos, Salvador

    ResponderEliminar
  9. Salvador Pérez Salas5/4/17 14:16

    Eran jóvenes, querían vivir la vida, hicieron muchos planes... planes que ahora no podrían cumplir. Muchas gracias, Plácido.

    ResponderEliminar
  10. Demasiado por vivir antes de convertirse en padres. Esta experiencia se va postergando porque los jóvenes han de resolver antes su propia vida.
    Un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
  11. Muy esperado parece que no es el embarazo. Deduzco esto por cómo ella, la embarazada, nos va desgranando todo lo que tendrá que hacer para comunicárselo a su pareja (el tercer párrafo nos descubre que para él no es el mejor momento). Pero espero que, cuando se produzca el ya inevitable desenlace, lo que hoy no parece «gustar» mucho termine siendo la alegría y la sal de esa relación. Serán planes rotos, pero serán sus planes (aunque no planificados).
    Enhorabuena, Salvador, por tu historia de esta pareja que va a tener un hijo (o hija), con todo lo que ello supondrá para ella.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  12. Hay un viejo refrán que dice que el hombre propone y Dios dispone, y en la palabra Dios que cada cual incluya lo que crea, pero lo cierto es que la vida es así, decidimos cosas, planificamos, pero el encadenamiento de los hechos lanza su carta, la cual, muchas veces, es un triunfo, y nos gana la partida.
    Eso parece que les ha ocurrido a la pareja que nos presentas en tu microcuento, ella como protagonista y él ausente y ajeno a lo que el destino va a depararle dentro de poco.
    Lo peor de todo es que lo ocurrido no se debe a una decisión común, sino a un hecho fortuito, aunque ciertas acciones conllevan un riesgo. Y no sabemos cómo aceptará el hombre esa sorpresa que va a romper todos sus planes y le va a cambiar la vida.
    Una historia muy actual, de unos tiempos en los que han cambiado mucho las cosas con respecto a todo: trabajo, familia, perspectivas de futuro...
    Un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
  13. Siempre es grato leerte Salvador, aunque sea en la lista de compras.
    Estupendo relato, de esos con el giro final que siempre das.
    Un gran abrazo y espero coincidir contigo en la web para conversar largo y tendido.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!