La mezcla (Microtrilogía del desayuno II)

Luego, le echaron azúcar. Al tercer terrón, Arquímedes demostró su principio y hubo un derrame, seguido de un sorbo de amargura. Un removimiento cauteloso provocó un diminuto remolino. Se había iniciado la ceremonia de la disolución. Al final, se mezclaron y se convirtieron en uno solo, pero la dulzura prevaleció.
Escrito por Carles Quílez
Parte I | Parte II | Parte III

10 comentarios :

  1. Me encanta esa minuciosidad en el relato de este preparado mañanero. Como no termina aquí, veremos si procede un acompañamiento sólido a la altura de las circunstancias.
    Me gusta, me gusta, esperaremos un poco más a ver cómo finaliza.
    Suerte, Notincgas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Notincgas12/6/14 10:09

      Gracias, Eva, por tu comentario, y por poner en valor el ejercicio de minuciosidad que me había planteado como reto.
      En cuanto al tercer elemento del preparado, te adelanto que no será una galleta.
      Saludos

      Eliminar
  2. Un relato sugerente... ¡ Y van dos!

    ResponderEliminar
  3. Soledad García Garrido12/6/14 11:50

    ¡Qué relato más dulce! Galletas, no. Tal vez, una buena catalana, y no se trata de incitar al nacionalismo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Notincgas13/6/14 11:41

      Gracias, Soledad. En dos semanas, el desenlace.

      Saludos cordiales,

      Eliminar
  4. La primera parte me dejó a la espera de la segunda y la segunda, de la tercera. Sigo esperando, que bien merece la pena.
    Un saludo.
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Notincgas13/6/14 8:43

      Gracias, Fina. Tus expectativas me alientan. Confío en que te guste el final.
      Saludos

      Eliminar
  5. Que sencillo parece escribir un relato simpático y resultón de algo tan banal como poner azúcar al café. Y no es el primero...

    Saludos

    Jesús

    ResponderEliminar
  6. Notincgas18/6/14 6:12

    Gracias, Jesús. Celebro que te haya gustado.
    Respecto a lo de la banalidad (y sin perjuicio del valor añadido de los relatos más trascendentes), opino que lo esencial es contar una historia, aunque sea tan pequeñita como la del azúcar.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!