Antisocial

Odiaba las despedidas. Los violentos pésames, los abrazos atropellados, las frases tópicas dichas así, sin ton ni son. Y todas esas personas hablando bien del muerto, aunque éste hubiera sido un auténtico hijo de puta. Por eso cuando cerraron el ataúd y sellaron la losa, por fin, descansé en paz.
Escrito por Raquel Tevas Cisneros

16 comentarios :

  1. Pues sí que era antisocial el señor. Al fin ya no tiene que aguantar a más gente. Nunca mejor dicho lo de que descansa en paz. Fino humor negro, Raquel. Buen micro.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el juego de palabras, Raquel, cómo lo cuentas. Y me has abierto los ojos: ahora ya sé que mi problema es que soy un poquito antisocial.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cualquiera habla mal del muerto, tampoco creo que lo hubiera aceptado con agrado y la paz también es algo aburrida, seguro que pronto buscará un poco de guerra.
    Buen relato, Raquel. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ese pacto no escrito, pero implícito, que hace que todos hablemos bien de quien acaba de pasar otra vida parece lo correcto, o lo parecía hasta tu relato, que tiene la virtud de poner en jaque algunas convenciones sociales que, perfectamente, pueden cuestionarse.
    Un abrazo, Raquel

    ResponderEliminar
  5. Creo que es durante la adolescencia cuando más nos cuestionamos todas estas convenciones sociales. Luego, en mayor o menor medida, casi todos vamos asumiendo esas normas tácitas que dice Ángel. Menos algunos, claro está, como tu protagonista, que al parecer no va a cambiar.
    Muy bien contado, Raquel, y perfectamente guardada la sorpresa utilizando ese rasgo común entre la 1ª y la 3ª persona.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  6. Dejémoslo así, Raquel, en su descansada paz, que tu personaje, según creo, no quiere que se le moleste con convenciones sociales, muchas de ellas cargadas de cierta hipocresía. Pero, por otro lado, tampoco viene mal que a uno se le eche de menos...
    Estupendo micro y muy bien hilvanado y relatado. Con él, yo, voy a recordar a tu antisocial. Y ya lo siento si a él no le gusta.
    Va mi "Me gusta" y también mi enhorabuena.
    Saludos..

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por vuestros comentarios. Me alegro que os guste.

    ResponderEliminar
  8. Tu personaje por fin puede ser congruente consigo mismo y dejar de soportar hipocresias sociales. Claro que un mundo en el cual no fuese posible esa hipocresia y la mentira, igual sería realmente algo verdaderamente insoportable. Como en la pelicula aquella que el protagonista no podia evitar decir lo que pensaba.
    Un abrazo, Raquel.

    ResponderEliminar
  9. Uyyy no me imagino si le llegan a contratar a unas plañideras...
    Un muerto mu soso... ;-)
    Buen micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Raquel, he descubierto que el muerto era el antisocial en las últimas palabras, debe ser que a estas horas ya estoy muy espesa ... Pero vamos, que pienso como él, me uno al club de los anti-sociales, más bien diría yo de los anti-hipócritas ...
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  11. Raquel, di que sí, la hipocresía no se tiene que tolerar ni muerto. No sé si existe el término, pero brillante "ironía fúnebre". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Raquel.
    Una verdad como un templo
    Muy buen micro. Me gusta.
    Enhorabuena.
    Un beso.
    Gabriel.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, Raquel. Ese muerto tuyo será antisocial pero, tiene más razón que un santo. DEP. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Antonio B.26/4/15 19:16

    Un final sorprendente y coherentemente arropado por una narración bien contada y estructurada. Y encima, aderezado con una crítica a los convencionalismos provista de una estimulante mala leche.

    Enhorabuena, Raquel.

    ResponderEliminar
  15. Notincgas27/4/15 6:51

    Muy malo debía ser el difunto si a la protagonista no le valía con que estuviera muerto y no descansó hasta que sellaron la losa.
    Buen relato, Raquel.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que descansa en paz (por fin) es el muerto Notincgas... es que era un tipo muy antisocial ;)
      Muchas gracias por tu comentario,

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!