El extraño caso del inspector Clyde

Clyde era inspector de policía. Cuando su oscuro emergía, el asesino actuaba. Durante toda su vida las dos personalidades habían coexistido. Había luchado hasta la extenuación contra su yo perverso; no podía más.

Cuando la noche empezó a dominar al día, se enseñó su placa, se esposó y se detuvo.
Escrito por Salvador Esteve

29 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Grandes siempre tus comentarios y ánimos. Muchas gracias, Patricia. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Salvador, tu Inspector, además de tener esa doble personalidad, tiene un alto grado de responsabilidad, tanto que ha conseguido detener al criminal que lleva dentro. Me imagino que él mismo será el guardián de su preso cuando esté encerrado en su celda.
    Que originalidad encierra ti micro. Me ha gustado.
    Saludos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, no siempre es así, pero esta vez el bien ha vencido, y tienes razón, no hay mejor carcelero que él mismo. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Puestos ya, Salvador, imaginémonos por un momento una tercera personalidad: la del Sr. Juez... ¡Y que se juzgue él mismo! Quizás se absuelva o se condene.
    Gran microrrelato para desmitificar todo un clásico.
    Va mi "Me gusta" y mi sincero reconocimiento porque tu relato es de los buenos buenos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio, la idea me parece estupenda, y ya puestos una cuarta personalidad para que se ejecute la pena de muerte él mismo, jajaja. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muy bueno, Salvador, lastima que en esta página no entren muchos del orden público que estan vendidos a la corrupción y ayudando a delicuentes. A lo mejor podrian enderezar su camino y ayudar a la sociedad. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los corruptos solo tienen una personalidad que intentan disfrazar con una buena imagen. Muchas gracias por tus palabras y reflexión. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que el inspector haya podido con el asesino y no al revés le dará una segunda oportunidad a tu personaje. Me ha gustado el relato, Salvador. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, creo que al final su vocación y su buena conciencia han podido con su gen oscuro. Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un Jekyll y Hyde, en toda regla. Qué buen micro... con un final muy agudo.
    Un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosy, cierto, ha sido mi pequeño homenaje al clásico. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  7. Fina Nieto Ramón25/4/15 15:41

    El bien venciendo al mal. ¡Me gusta! Suerte, Salvador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fina, muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy bien explotado ese lado oscuro que, sin duda, todos tenemos, aunque tu inspector-delincuente en grado extremo, como también le ocurre con el lado bueno. No es fácil narrar de una forma aparentemente sencilla un tema tan profundo como la dicotomía humana, nada menos, pero tú lo has hecho.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Ángel, una dicotomía que nuestra conciencia nada maniqueísta tiene que gestionar. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Qué levante la mano quien no tenga un poquito de Jekyll y Hyde! (Sólo un poquito), todos tenemos nuestro lado oscuro, no tan exagerado como tu protagonista, pero lo tenemos, no?
    Muy bien contado Salvador, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malu, cierto, nuestra conciencia tiene claroscuros, pero sin llegar al negro, jajaja. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  10. Un micro muy original, Salvador. Ahora habrá que esperar que, con la luz del día, el lado bueno no se deje engatusar de nuevo por el lado oscuro. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matrioska, esperemos que el dominio del bien sea total, aunque por si acaso se esposó, jajaja. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  11. Antonio B.26/4/15 19:21

    Me ha gustado tu desarrollo, Salvador. No es fácil describir la dualidad que nos conforma y que ha veces resulta incompatible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, al final somos la suma de nuestros comportamientos, simplemente no hay que llegar al extremo del protagonista. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
    2. Antonio B.26/4/15 22:26

      De nada, salvador y perdón por el lapsus de la h. Mejor 'a veces'.

      Eliminar
  12. Me pregunto, Salvador, que ocurrió justo antes de esa noche para que tu inspector, al fin, se decidiera a ponerse las esposas. Me lo pregunto sabiendo que no vas a contestarme porque tus letras tienden a crear interrogantes. Y eso me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, el protagonista muchas veces ha intentado detener a su Hyde particular, pero es una personalidad poderosa y él lo sabe; su fuerza mental no es suficiente y tiene que recurrir a las esposas. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Para enfrentar cualquier circunstancia destructiva en nuestra vida; hay que recurrir a la fuerza de voluntad, si estamos dispuestos a vencer a ese otro yo que nos domina. Es bueno que tu protagonista haya podido derrotar a su lado oscuro. Buena historia, Salvador, bien contada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, tenemos las bases, como son la educación, el raciocinio, la integridad, pero, como tú bien dices, la voluntad de elegir el camino correcto es lo principal. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  14. Notincgas27/4/15 7:07

    A pequeña escala, todos tenemos que lidiar con ese delincuente y, de tanto en tanto, ponerle en el calabozo, a pensar. Lo difícil, a veces, es aprender a perdonarle.
    Si estas reflexiones me las ha suscitado tu relato, sin duda es un buen micro.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante reflexión la tuya que, sin duda, enriquece el relato. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!