Las manos

Observando las palmas de sus manos vio en ellas el dedo juguetón de su madre, unos lápices de colores, bolas de nieve, rasguños ya curados, los pechos de aquella chica, su hijo recién nacido, el volante de su coche, luego de su taxi, su esposa estrangulada, y ahora las esposas.
Escrito por Joaquín Grau

46 comentarios :

  1. Estupendo relato, Joaquín. ¿Quién dijo que las manos no reflejan toda una vida? El título... yo hubiera puesto "Residuos", o "·quiromancia"... no sé... Perdona mi atrevimiento pero el relato me parece tan bueno... "Me gusta"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis. Por supuesto cada relato es modificable en la mente del lector. Ya sea el título, desenlace, etc... Así es que tu " atrevimiento" queda totalmente perdonado. Debo decir que en este caso el titulo fué antes que el relato. Se me ocurrió el titulo de "Las manos" y me recordó aquellos titulos de la serie "historias para no dormir" que solian seguir un formato tan simple como "articulo + sustantivo" (el tonel, el televisor, la mano...) de manera que traté de sacar un micro de ese estilo. Ese es el origen de este relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Joaquín: nunca pensé que en cincuenta palabras se pudiera contar la vida de una persona siguiendo un argumento. Pues estaba equivocado. ¡Vaya si se puede!
    Grandioso relato, Joaquín. Para mí gusto, de lo mejor del mes. Me levanto de mi asiento y le doy un gran aplauso. Y por supuesto un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. Ya echaba de menos cruzar unas palabras con todos vosotros. Si alguien puede contar una vida son las manos. Por ellas pasan nuestros mejores y peores momentos. Las ejecutoras finales de nuestros pensamientos, y por lo tanto las que están siempre en el frente de batalla. Eso sí, ojalá aprendiesen siempre a incumplir las órdenes erróneas de nuestro cerebro. Y como pocas cosas hay tan bienvenidas como un abrazo amigo, ahí llevas el mio tambien. ;)

      Eliminar
  3. Puro noir en 50 palabras!
    Enhorabuena, Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia. No se si puro o sucedaneo, pero en ese género podemos situar el micro, si.
      Un abrazo. ;)

      Eliminar
  4. Muy bueno, perfecto. Ni le falta ni le sobra una coma.
    Felicidades!!! Entre los mejores de este mes y... casi ha pasado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Luisa. Se trata de que no falten ni sobren palabras o Álex te los tira para atrás.. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Enhorabuena Joaquín. Una vida entera en cincuenta palabras. Me ha encantado. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Carmen. Con menos palabras hubiese sido aún mejor la vida del protagonista. Le sobraban las 7 últimas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Antonio B.27/5/15 19:01

    El espejo de unas manos, tierno y cruel al mismo tiempo.

    Una ingeniosa perspectiva de la miseria/grandeza que esconden las manos del ser humano

    De tus manos a mi aplauso, Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por nuestras manos pasa todo o casi todo lo que ocurre en nuestras vidas. Lo bueno, lo malo y lo regular. Mirandolas con atención se pueden convertir en ese espejo que comentas y en el cual tal vez observemos detalles sobre nosotros mismos y desconocidos hasta ese momento.
      Muchas gracias, Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Dicen que todo está en las líneas de la man;, en las que nos has presentado hoy también ha cabido una vida, que empieza bien, sigue los parámetros normales, pero acaba por torcerse, manchándose de sangre. Y es que esas extremidades llenas de dedos son capaces de muchas cosas, desde las más sublimes a las más perversas.
    Un abrazo, Joaquín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestras manos vemos nuestro pasado pero sepamos que en ellas tenemos nuestro futuro. Precisamente por eso que comentas, por ser capaces de lo mejor y de lo peor, un simple fallo, un enorme error, puede dar al traste con todo lo conseguido hasta ese momento.
      Gracias Ángel. Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Espléndido, Joaquín! Unas manos como si fueran la pantalla de un cine en el que queda proyectada la película de una vida, ciertamente azarosa, dicho sea de paso.
    Va mi "Me gusta" y, como Pablo, me levanto y te saludo a base de aplausos. Y para culminar mi comentario, cambio lo de "¡Espléndido!" por ¡SOBERBIO! (en el obvio sentido de "excelente", que no quiero confusiones).
    Un saludo y gracias por regalarnos este micro tan grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Antonio. Desde luego qué mejor pantalla para ver nuestras vidas que las manos. Si es que dan ganas de mirarlas cuando no dan nada en la tele.
      Como bien dices, estoy de acuerdo en considerarme un ser superior y te agradezco tus aplausos a pesar de estar acostumbrado a ellos... Ah!.. ya... que dices que es el relato lo que te ha gustado... esto... gracias... ejem...
      Un abrazo. ,)

      Eliminar
  9. Nada que añadir a un micro tan bueno. Tan sólo felicitarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gabriel. Me alegro de que te haya gustado y te agradezco el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. No sabemos el porqué de esas manos, que habiendo recibido y dado tanta ternura en la vida, pueden terminar provocando dolor y tragedia. Personalmente me produce un gran rechazo cada vez que veo unas manos esposadas, es algo psicológico, no sé… Pero tu relato es genial, Joaquín.
    Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe. Tal vez esa ternura no fue convenientemente entendida o valorada por el personaje. Tal vez le pesaron más otras cosas que desconocemos de su vida. En cualquier caso optó equivocadamente por la peor y más trágica de las soluciones. ¡Pero atención! Todos tenemos en nuestras manos vidas ajenas, al conducir un vehiculo por ejemplo. Un momento de distracción y...
      Gracias y un abrazo, Ma Jesús.

      Eliminar
  11. Vaya pedazo de relato, Joaquín. Has conseguido un efecto sobrecogedor al ir aportando con cada imagen un paso de página, de etapa, en una vida que acaba cerrándose con la cadena que une las esposas. Magnífico. Mi más sincera y admirada enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.
    Por cierto, parece que a tu protagonista no le has perdonado del todo lo de la huelga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Enrique. Desde luego aquí coge uno moral para una temporada.. Páginas como la de esos albumes biográficos que nos relatan nuestras vidas y quienes han formado parte de ella.
      Espero que despues de esto no me monte una huelga general que abarque tambien a los vuestros... ;) Yo se que en realidad el problema venía de "Urgencias". Ese es el que él no me perdona a mi por considerarlo indigno.
      Un abrazo, Enrique.

      Eliminar
  12. Si, un microrrelato muy bueno. Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto. Me alegro de que te guste.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Magnífico, has metido una vida entera en cincuenta palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosy. Y que rápido pasa,¿ verdad?
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Notincgas28/5/15 6:43

    Últimamente estás más que fino, Joaquín. In fraganti era ternura sin empalague; la teoría del casi todo, un monumento, muy bien escrito, al desenfado; pero estas manos que te has sacado del bolsillo, son una verdadera joya.
    De veras que es un placer leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por esas palabras, Notincgas. Ese reconocimiento no voy a negar que me enorgullece y me anima a seguir imaginando nuevos relatos para compartir junto con los vuestros. En todo caso el placer tambien es mio por colaborar y disfrutar de esta comunidad.
      Un abrazo, Notinc.

      Eliminar
  15. Si miras en la palma de tu mano, podrás ver que no hay nada que te hayas propuesto y no hayas conseguido (y ni se te ocurra llevarme la contraria en esto, oye). Eso tiene un nombre y tú, mi más profunda admiración ahora también como escritor.
    Un abrazo, Grau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno... como no me dejas llevarte la contraria te diré que mirando en la palma de mi mano veo un paquete de tabaco en la basura. Cosa a la cual tu has contribuido aportando tu granito de arena. Y es que como dicen The Beatles, "con un poco de ayuda de tus amigos..." ;)
      Un abrazo, Fina.

      Eliminar
  16. Muy grande este relato de unas manos que refleja la vida de este personaje, desde la más tierna y en teoría feliz infancia, hasta ese asesinato de su mujer con su posterior imagen de las esposas.
    Enhorabuena, me parece redondo, buenísimo.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como una vida normal puede cambiar de rumbo en unos instantes y sin posibilidad de vuelta atrás.
      Gracias por tus palabras, Malu. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me he quedado sin palabras, Joaquín. Lo único que se me ocurre decir es… ¡Chapó! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska. Yo si que me quedo sin palabras por culpa de las vuestras. ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me gustaría dominar el arte de la quiromancia como tú dominas el de la palabra para completar tu historia: me muero por saber qué le paso. Pero intuyo que eso no me lo vas a contar, a ahí está la magia.
    Un saludo, Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Margarita. El final del micro nos invita a pensar que el personaje no va a tener muchas cosas nuevas que contar al menos en los próximos 20 o 25 años. Así que nos vamos a prometer todos estar vivos en ese momento para ver como continua la historia, Ok? ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Buenísimo relato. Bien construido y bien relatado.
    Un abrazo Joaquín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isidro. Me alegro de que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Ante todo quiero decir que estas últimas semanas he andado bastante liado y casi no he podido participar en la página. Dicho esto, os agradezco enormemente vuestros comentarios que iré contestando uno a uno. Gracias.

    ResponderEliminar
  21. Joaquín, las manos fiel reflejo de una vida esculpida de recuerdos, experiencias y acciones. Muy bueno, Joaquín. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salvador. Asi son generalmente nuestras manos. Las conocemos muy bien y ellas a nosotros.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Grandísimo, Joaquín. Lo que más me gusta de tu micro es que me lleva a pensar en la vidente: cómo es, cómo reacciona ante lo que está 'viendo' y, sobre todo, dónde está leyendo las manos de este señor. He dado rienda suelta a mi imaginación.

    Enhorabuena por unas enormes 50 palabras.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  23. Gracias Microrelatate. Mi idea original al escribir el micro es la de la imagen del protagonista que, recien detenido y esposado mira sus manos y, dejandose llevar por su imaginación, durante unos instantes hace un recorrido por lo que ha sido su vida hasta llegar y "despertar" en la cruda realidad de su presente. Pero celebro esas otras posibles interpretaciones que tambien pueden darse a partir de la lectura. Se generan nuevas y atractivas historias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Ostras! Pues me he inventado una historia completamente distinta. Espero que no me lo tengas en cuenta. Tengo muchos pájaros en la cabeza :p

    ResponderEliminar
  25. Y todo eso en las mismas manos...capaces, como cada hombre, de lo mejor y de lo peor...genial tu micro, Joaquín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Capaces de cualquier cosa aunque no la podamos ni imaginar.
      Gracias y un abrazo, María.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!