¡¡Mamáaa!!

—¿Has lavado mi chándal?
—¿Dónde están mis patines?
—¡No hay papel!
 —¡Mis gafas!
—¿Has comprado el Marca?

Aturdida, preguntó:

—¿Qué hacéis en casa un martes por la mañana?

—¡Hoy es fiesta! No curro y los chicos no tienen clase. Si es que no te enteras... ¡Claro, como tú no trabajas!
Escrito por Rosy Val - Web

32 comentarios :

  1. Es evidente que lo que no sabe tu protagonista es qué es tener fiesta.
    Muy simpático y bien contado tu relato, Rosy. Mejor tomarlo con sentido del humor, aunque creo que esa familia está un poco mal acosumbrada.
    Enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuantas mamaaas , existen que viven en silencio su historia.
      Suerte, Rosy.

      Eliminar
    2. ¡Verdad Enrique, que conocemos a muchas de estas! este micro lo escribí para el día de la madre, para toda esas madres que solo son y saben ser eso Madres...
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
    3. Maria Jesus, Gracias!

      Eliminar
  2. Querida Rosy: tu micro, además de estar excelentemente escrito es un gran homenaje a todas esas madres con jornadas de 24 horas al día los 7 días de la semana.
    Sin derecho a vaciones ni retribuciones económicas y, lo peor de todo, sin ser valoradas.
    Me ha gustado mucho.
    Besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto valemos las mamás... jajaja
      Un beso.
      Gracias Pablo.

      Eliminar
  3. Esas madres y esposas que parecían condenadas a ser personajes muy secundarios, a pesar de que, como bien ha dicho Pablo, trabajaban a jornada completa y sin posibilidad de fiesta, hasta el punto de que sin ellas nada funcionaba. Ni capaz es esa prenda de marido de comprarse el Marca. Por suerte, las cosas cambian, o deberían.
    Un abrazo, Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno la mayoría de las veces es culpa de la propia mujer que confunde el amor con el servilismo... y si a eso le añades, un machista de tomo y lomo, pues eso...
      Gracias compañero.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Rosy, me gusta este registro, el ritmo de los diálogos muy bueno. El personaje es como muchos de nosotros, piensa que el quehacer de las madres no es trabajo. Me encanta el título como grito, lo ha cerrado perfectamente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beto, amigo, gracias por tu hermoso comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Rosy, un trabajo nunca valorado, esclavas de lo cotidiano. La última frase refleja perfectamente la poca comprensión hacia ese enorme esfuerzo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Salvador, qué feo restregarle a una madre que lo suyo no es trabajo porque no remunera...
      Gracias por comentarme.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Tu micro, aunque parezca exagerado, no lo es. Todavía muchas familias funcionan así. Lo has narrado muy bien, Rosy. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad que no exagero, madres como ésta...haberlas haylas.
      Saludos Matrioska

      Eliminar
  7. Esperemos que más pronto que tarde esta historia tan bien contada no sea más que ciencia ficción. Me ha gustado.
    Un saludo, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyy me temo que tiene que cambiar mucho la mentalidad de ambos, hombre y mujer, para que la casa no sea exclusividad de las madres... aunque haya muchos amos de casa, estamos aún en pañales.
      Saludos, Fina, y gracias.

      Eliminar
  8. Esa madre/esposa tiene que empezar poniendo las cosas en su sitio, y no me refiero al orden en el hogar. Hacerse respetar y que se comprenda y valore su trabajo es otra dura tarea. ¡A ver si espabila! ;)
    Suerte, Rosy. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, a ver , si leyendo todos estos mensajes actúa...
      Gracias, Mª Jesús.
      Saludos

      Eliminar
  9. Más que real... Muy bien relatado. Enhorabuena por el micro. Besos

    ResponderEliminar
  10. Creo que los tiene a todos muy mal educados y acostumbrados. Claro la culpa es suya, que no se preocupa de las cosas importantes.
    Muy bueno, Rosy, lo veo entre los seleccionados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, tienes razón, los tiene echaos a perder...
      Gracias, Rafa, por esos buenos augurios.

      Eliminar
  11. Tendría esa madre y esposa que liarse la manta a la cabeza y decir aquello de "¡Qué os zurzan!". Y marcharse cantando bajito. O mejor, dando un portazo... Seguro que cambiaban las cosas.
    Fiel reflejo, Rosy, de una realidad que no termina de ser reconocida, así pasen no cinco años, sino cinco siglos. Por desgracia. Pero esto tiene que terminar y ya. Te lo dice uno que, por circunstancias de la vida, durante varios años ha estado dedicado a las labores domésticas.
    Va mi "Me gusta" (pero por tu relato y no por la realidad) y junto a mi clic mi reconocimiento para todas esas mujeres incomprendidas y tan poco valoradas.
    Un saludo muy pero que muy cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un micro de los más costumbrista, todos conocemos dentro de nuestra familia y fuera de ella, madres abnegadas que no tienen vida, que efectivamente no se enteran ni cuando viene una fiesta.
      Un abrazo José Antonio, y agradezco tu precioso comentario.

      Eliminar
  12. Notincgas12/5/15 22:52

    Bien por ti, Rosy, por darle voz a todas esas mujeres que sostienen tantas casas sin apenas verse reconocidas. A ver si tu micro le abre los ojos a tuertos y ciegos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Casi nos cruzamos Notincgas, vengo de tu casa...
    Y sí, ojalá que lo lea una madre de estas, y espabile un poco...
    Abrazos...

    ResponderEliminar
  14. Ay, ay, ay ... Y lo peor de todo es que la madre es la que tiene la culpa.
    Triste y cruda realidad que se da en más de una familia.
    Ojalá cambie la situación para esa madre porque lo tiene crudo la pobre.
    Muy bien retratado Rosy, te mando un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu, al igual que tú, este mes, he querido dedicar a las mamás mis cincuenta palabras.
      Un beso grande.

      Eliminar
  15. Gran verdad y buen micro.
    Veo que el día de la madre ha estado muy presente este mes.Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel, parece que ha pasado mucho tiempo, y aún estamos en mayo, ;-)
      Un abrazo

      Eliminar
  16. ¡Muy bueno Rosy! Me gustan mucho estos micros que denuncian un hecho con sentido del humor.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, Gabriel. Me alegro que te haya gustado...
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!