El monstruo

Cada noche el mismo ritual. Esperaba a que su marido durmiese plácidamente, echaba el pestillo y atrancaba la puerta con una silla. En el colegio la leyenda era que un monstruo habitaba en armarios o debajo de las camas, pero en su caso venía de la habitación de sus padres.
Escrito por Stbn

11 comentarios :

  1. Nunca se sabe donde pueden vivir los monstruos. Un relato contundente, con el valor de contar una realidad dura, sin nombrarla expresamente ni recrearse en sus detalles.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Dura realidad perfectamente contada sin necesidad de dibujar las imágenes. Muy bueno.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/6/15 10:09

    Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios. Por desgracia, lo vemos cada dos por tres en los telediarios etc., la realidad supera a la ficción.
    Stbn

    ResponderEliminar
  4. Micro duro, que fácilmente supera la realidad, cuántos casos tan horribles como este y que no salen a la luz.
    Muy bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando se engrasan los mecanismos de la imaginación con eficacia, como haces en tu relato, el resultado salta a la vista. Y duele.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Paloma. Gracias por tu comentario. Un saludo

      Eliminar
  6. Terrible tener que vivir con miedo en tu propia casa. Muy bien narrada la historia, Stbn, lo haces con sencillez pero, a la vez, con contundencia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska, eres muy amable. Un saludo

      Eliminar
  7. Se supone que la primera obligación de un padre es la de proteger a sus hijos de cualquier peligro. Estos casos son tan difíciles de entender y al mismo tiempo tan habituales... Qué horror de humanidad, a veces, y qué bien lo has reflejado.
    Enhorabuena, Esteban, y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Enrique.
    Un abrazo
    Stbn

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!