Memorial

La solemne sesión de clausura de la frustrada Conferencia de Paz de Córdoba se financió mediante aportaciones de donantes, a los que honraron grabando su firma en las columnas de la Mezquita.

Terminada la guerra, tallaron una fecha y una cruz o una media luna sobre los mil trescientos nombres.
Escrito por Crispín

2 comentarios :

  1. ¡Qué bueno, Crispín! Un canto a lo absurdo de las guerras dejando claro que siempre pierden los mismos. Gran escenario el que has escogido, aparte de adecuado por las cruces y medias lunas que representa la fe que ha albergado en su interior, es una joya de la arquitectura. Tuve la suerte de vivir dos años en Córdoba y puedo decir que, bajo mi punto de vista, junto con Granada es la más bella ciudad andaluza.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crispín7/6/15 16:20

      Los monumentos y las ciudades con tanto peso histórico debían de ser una referencia para la paz y el dialogo, nunca para el enfrentamiento o reivindicaciones nacionalistas, religiosas o de cualquier otro orden.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!