Quid pro quo

Se le cayó la gorra cuando trataba de colocar un tablero carcomido a modo de puerta en su casi derruida cabaña. Fui a recogérsela, entonces, nos miramos a los ojos. Lo traje a casa. Me confesó que jamás había vivido en una, y yo… que nunca había tenido un abuelo.
Escrito por Rosy Val - Web

34 comentarios :

  1. Rosy, preciosa historia la que nos traes. Un ejemplo de sinergia. Amor por partida doble. Y muy bien escrito. Perfecto. Como Álex no acaba de poner el botón de me encanta tendré que darle a me gusta en Facebook y a retuitear.
    Un besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, como casi siempre, el primero, dando un toque super amabilísimo a este blog, ¡qué haríamos sin tus comentarios...! irnos a pique, seguro.
      Un abrazo y mil, ¡gracias!

      Eliminar
  2. Antonio B.8/6/15 12:50

    Un tierno flechazo entre las ruinas de una vida y el derrumbe de la soledad.

    A veces dos soledades juntas suman una mayor. Espero que no sea este el caso.

    Bonito relato, Rosy. Me ha gustado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, me encantan tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Precioso! Al llegar al final me han entrado unas ganas locas de aplaudir.
    Todos para ti: plas, plas, plas, plas.
    Y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyy qué aplausos mas preciosos, y qué bien sientan jajaja, aunque no me merezca tantos, sagerá...
      Un beso, Patricia.

      Eliminar
  4. Bonita historia. Muy sentimental y cálida.
    Felicidades, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maria Jesús, es que las historias de abueletes,nos ponen siempre muy tiernas...
      Gracias por leerme.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Adoptando un abuelo. Trueque de emociones, en un mundo solitario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esto es un trueque en toda regla.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  6. En estos tiempos en los que parece de moda (y está bien) adoptar animales abandonados o maltratados, no sucede lo mismo con las personas. Un relato muy humano, con un título apropiado, pues al final, hasta la caridad más desprendida es a cambio de algo; apropiado también por utilizar el latín, que ya sólo se ve en los cómics de Astérix, una lengua no sé si muerta o viva, pero hermosa sin duda, que algunos hasta hemos estudiado.
    Un abrazo, Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyy donde quedan aquellas clases de latín y griego...
      Gracias ángel, siempre tienes hermosa palabras para mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy bueno, bueno, buenisimo. Un saludo, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu entusiasmo.
      Un saludo, y agradezco que te hayas parado.

      Eliminar
  8. Rosy, una historia tierna, de esperanza. Un personaje con un alto sentido de solidaridad. ¡Qué bueno que ambos salen ganando! Mis saludos y mi “me gusta”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beto, amigo, seguro que como mi personaje hay muchos pero que no lo cuentan...
      Gracias por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Preciosa y tierna historia la que nos has dejado, Rosy. En unos tiempos en los que cada uno va por su lado, llama la atención que aún existan personas que acudan en ayuda de quienes la necesitan.
    Va mi "Me gusta" porque destila algo de esperanza en el ser humano (al menos en tu relato).
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le decía a Beto, que seguro hay muchas personas que ejercen esa solidaridad de la que hablas, pero las buenas acciones a veces no se cuentan...
      Gracias Jose Antonio, por tu "me gusta", y por tu bonito comentario.

      Eliminar
  10. ¡Aplausos, aplausos!

    Cómo me ha gustado, Rosy. La lagrimilla que me ha asomado en la última frase da fe de ello.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosa, hasta aquí me han llegado esos aplausos.
      Un besote

      Eliminar
  11. Entrañable historia, Rosy. Y muy bien contada.
    Y no te digo más porque la estoy saboreando, y disfrutando, como dice José Antonio, de ese rayo de esperanza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Margarita, me alegro de que haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Necesidades físicas y emocionales se funden en este tierno relato. Enhorabuena, Rosy. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, así se resume la idea de este micro. Gracias Salvador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Qué bueno, me ha encantado ese intercambio de inquietudes que ha sido posible gracias a tu maestría.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Paloma, agradecida con tu comentario.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Y ambos tan felices. Un micro muy tierno, Rosy. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, Matrioska.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Qué bonito, conmovedor y, sobre todo, bienintencionado. Seguramente cosas de estas pasan también en la vida real. Si alguna vez empiezan a ocurrir de modo sistemático, aunque solo sea por sentido práctico, ganaremos todos, sin duda.
    Enhorabuena, Rosy, y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique por comentarme, estoy segura, que las buenas acciones, si no son para dar ejemplo, el presumir con ellas...
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Preciosa historia Rosy. Un encuentro fortuito que el destino lo hizo posible. Ahora solo les queda el compartir una vida.
    Precioso, tienes una sensibilidad especial a la hora de escribir. Me encanta.
    un beso grande preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Belén, de tu comentario, me quedo con una frase, que aunque no sé si me la merezco, a mí me ha encantado. ¡¡¡Gracias!!!
      Un besote

      Eliminar
  19. Muy bonita la historia Rosy. Siento el retraso en mis comentarios este mes. Pero este micro no podía dejar de comentarlo porque es precioso.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Malu, no te excuses, si mi abuelete te ha llegado, es lo que importa.
    Un beso, bonita.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!