Educación bizarra

El rayo incide sobre la naranja y, sólo diez segundos más tarde, un hombrecillo azul marengo sale de su epicentro. No sabemos si está aquí en son de paz pero en sus manos trae una pancarta: ¡hipervitaminosis! Deberíamos escucharle, o hacerle zumo.

Cerré el cuento porque mi hijo ya dormía.
Escrito por Arimike - Twitter

4 comentarios :

  1. Un cuento lleno de imaginación y de frescura.
    Saludos, Arimike.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta leer cuentos a mis hijos cuando se acuestan, dar vida a esas historias, entonar, inventar, observar sus miradas y darles un beso cuando se quedan dormidos.
    Precioso cuento, Arimike. Hipervitamínico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Un cuento sin hadas y princesas! ;-)
    Un saludo, Arimike

    ResponderEliminar
  4. Notincgas21/11/15 8:05

    ¡Qué curioso, ese principillo azul que aparece en tu relato, Arimike, prescriptor de las bondades de las frutas!
    Dulces sueños.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!