Símil

Érase un pueblo muy pobre, anegado por ríos de sequía. La procesión pedía agua para los gaznates secos por alcohol. Se encapotó el cielo de amarillo y el granizo se convierte en virulentas monedas de oro sobre la miseria. Los vecinos se indigestaron de metal, mientras el bombardero se estrellaba.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

4 comentarios :

  1. Genial relato, símiles buscando el contrapunto a las escenas y a las emociones. Un abrazo, María Jesús.

    ResponderEliminar
  2. El más preciado metal es el agua, aunque creo que no aparece en la tabla periódica.
    Buen símil, María Jesús.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Notincgas23/11/15 6:49

    Te voy a contar mi experiencia con tu relato, María Jesús. Me ha parecido que era como recoger un sedal de una caña de pescar. Cada referencia al tema del agua/lluvia, era una vuelta al carrete que me iba acercando a lo que había enganchado al anzuelo, hasta descubrir un magnífico pescado de escamas doradas y agrias resonancias.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Nada tiene valor cuando la escasez se hace agua. Un 50 que apunta hacia la conciencia. Genial María Jesús. Un beso guapa.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!