Hilos rotos

Mientras lo inmovilizaba con sus propios hilos, repasaba mentalmente la coreografía; cada uno de los sutiles movimientos que dibujaban sus dedos en el aire.

Cuando logró tenerlo maniatado, abrió la puerta para salir al escenario, no sin antes volverse para dedicarle una ligera inclinación, a modo de reverencia, al titiritero.
Escrito por Carlos O. Novel

11 comentarios :

  1. Con esta "emancipación" de las marionetas nos dejas una lección de múltiples y variadas interpretaciones. ¿Será una metáfora de la educación, de la crianza, del desarrollo a la adultez?, o, por el contrario, del dominio y el poder.
    De cualquier manera, tu relato es excelente, Carlos.
    Un saludo afectuoso.
    Vicente

    ResponderEliminar
  2. Está marioneta estaba harta de ser guiada y se ha liberado. Bien por ella y por la gran imaginación plasmada en tan original relato.
    Un abrazo, Carlos.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Muy bien! la marioneta se libera!
    Ingeniosa historia.
    Saludos y bienvenido!
    Carme.

    ResponderEliminar
  4. Notincgas2/12/15 6:05

    Inquietante marioneta has dibujado, Carlos, pues no sólo se limita a liberarse, sino que también ata al titiritero; y además, cuando efectúa la reverencia, muestra un cinismo muy poco sano. La verdad, me quedo un poco preocupado al saber que semejante ser anda suelto por ahí.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  5. Carlos O.2/12/15 8:30

    Muchas gracias a todos por tan calurosa bienvenida y por vuestras amables comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Cuando lees este relato unas cuantas veces, entiendes lo del acertado título. Tu marioneta, rebelde no sé si con causa, decide liberarse de toda atadura y vivir y actuar por su propia cuenta. Una especie, y perdóname lo abominable de mi comparación, del Chucky diabólico del cine, pero el tuyo con una faceta de artista (se nota que le gusta el escenario) y más respetuoso al menos, aunque con métodos también algo expeditivos.
    Va mi me gusta, Carlos, con el que haces un uso apropiado de tu apellido en este hueco literario, estrenándote con una gran historia que desmiente, en parte, lo de la poca experiencia de cualquier "novel".
    Saludos cordiales y bienvenido a la comunidad cincuentista.

    ResponderEliminar
  7. Con todo, a mí me habría parecido bastante más preocupante si se hubieran invertido los papeles. Buen inicio de mes con tal espectacular estreno. Felicidades, Carlos, y bienvenido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Él saldrá al escenario y hará exactamente la misma función, pero con una diferencia, ya no será manejado por otro. Fantástico estreno, Carlos, es un micro que cuanto más se lee, más se disfruta. Enhorabuena. Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta que las marionetas rompan los hilos, debe ser muy cansado estar siempre controlado y que alguien decida los movimientos de uno mismo.
    Enhorabuena porque tu estreno es brillante.
    Un beso Carlos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  10. Te ha salido una historia bordada con esos hilos rotos, Carlos.
    Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  11. ¡Bien por la marioneta! Me ha encantado, Carlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!