Speed

Confieso que soy adicto. En mis zapatillas llevo las jeringuillas, con las que me inyecto brea. No me gusta inhalar humo, por eso no fumo. Prefiero una dosis de polvo, la que consigo fuera de la ciudad donde otros, como yo, encuentran que trotar por los caminos es muy estimulante.
Escrito por Beto Monte Ros - Twitter
(Anónimo hasta febrero)

18 comentarios :

  1. Un relato lleno de la adrenalina que entendemos desde los corredores principiantes, como yo, hasta los más avanzados. Esa sensación de libertad cuando mantienes el ritmo o aceleras, en la pista u otros terrenos, es incomparable.
    Muy grato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato, ese uso del lenguaje relacionado con la droga y descubrir que en el fondo nos habla de un corredor al cual le encanta eso, correr libre por cualquier camino.
    Me ha encantado, me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, me recuerda a un pasodoble muy antiguo que se cantaba en Cádiz sobre un caballo de muerte que toma las calles de un barrio. Muy ocurrente en este día de Reyes. Y muy bien contado.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Creo que esta droga es muy recomendable. Con control, claro. Las sobredosis pueden pasar factura hasta con las disciplinas más sanas. Muy acertado ese juego que has hecho entre una sustancia muy conocida por sus efectos negativos y una práctica deportiva muy reconocida por sus resultados positivos. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo bien escrito no requiere mas. Yo no corro ni al baño y entendi perfectamente el sentimiento.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta el doble sentido, como lo va manteniendo... Éste lo ha escrito un hombre, lo presiento. Jajaja con un 50% de posibilidades me arriesgo a lo loco.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7/1/16 8:35

    Muy divertido ese uso de una droga, aunque en este caso edificante.
    Nos demuestras como en lo más sencillo, correr, trotar, se puede encontrar algo que te proporcione adrelina y con ella la sensación de libertad.
    Enhorabuena y felices Reyes. Un fuerte abrazo de Gloria

    ResponderEliminar
  8. Escapar de la ciudad debería ser una práctica incluida en nuestras agendas. Sin restar valor a los entornos artificiales a medida de nuestras necesidades y caprichos que hemos construido, es muy estimulante,, como bien dices, reencontrarse con esa naturaleza de la que procedemos, ensimismarnos al observar un insecto, tocar la corteza de un árbol; si además, nos movemos, el cuerpo y el espíritu lo agradecerán.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Un relato escrito con palabras y expresiones que asociamos con el mundo oscuro de las drogas y que han sido rescatadas para relacionarlas con otra actividad que produce placer, de una manera sana, me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien contadas las sensaciones de un corredor al calzarse unas zapatillas e inyectarse kilómetros. Un placer que nos describes semejante al sexo o las drogas que, si además se comparte con la naturaleza, el festín del deleite es absoluto.
    Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Bien llevada esa comparación de drogas, adrenalina y polvo. Todo atleta o deportista tiene en su sangre ese estímulo que le hace sentirse libre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Cuando el hábito de correr se convierte en adicción, proporciona el mismo placer que las drogas, sin los efectos negativos estas producen. El que lo prueba ya no puede dejarlo...
    Un micro muy bien llevado, me ha encantado ese paralelísmo entre ambas adicciones...
    Enhorabuena! Saludos

    ResponderEliminar
  13. No hay mejor adicción que el deporte sin pasar de los límites y sin obsesionarse. Me ha encantado la comparación de algo tan malo como las drogas como algo tan sano como correr.
    Ahora que está tan de moda el running, ¿quién no se ha puesto unas zapatillas deportivas y unas mallas y lo ha intentado?
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  14. Curioso paralelismo bien llevado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Estoy contigo, trotar es de lo más estimulante, como tu micro. Muy bien contado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Original y sugerente. Como ya te han dicho antes expresas perfectamente el sentir de esa sana adicción en la que se invierten de algún modo las sensaciones, en cuanto se fuede llegar a sufrir durante el esfuerzo deportivo a sabiendas de que tras él llegará el placer del bienestar físico.
    Me ha gustado bastante. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Buena alternativa, el correr, a cualquiera de las drogas que aparecen en este relato: jeringuillas, humo, fumar, polvo... y la del título, "speed", que con la primera frase da un buen principio al micro, para darle la vuelta a continuación.
    Bien buscado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Gracias a todos los que se acercaron a leer y comentar este micro, escrito en honor a mi adicción de trotar.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!