Don Juan emérito

El guante cruzó su cara con violencia. No era el primer marido despechado que le retaba y, lejos de sorprenderse, se puso en guardia con un rápido movimiento para clavar su daga en el corazón del ofendido. Los años no pasan en balde y no estaba ya para lances desiguales.
Escrito por Jukebox

14 comentarios :

  1. Este D.Juan con la edad se está haciendo un cobarde, creo que le valdría más retirarse definitivamente.
    Buen relato y original Jukebox.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidó, Jukebox bienvenido a 50palabras.

      Eliminar
    2. Anónimo9/6/16 15:32

      Gracias Javier por comentar y por la bienvenida. La idea que tengo yo de don Juan es la de un ventajista, si quieres sí, un cobarde, pero no ahora sino desde siempre. Alguien que elegía lances en los que era más fuerte o más diestro que su adversario. Cuando la destreza es menor, al ser sorprendido, se ha de valer de otras artimañas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es lo que se llama "tirar por la calle de en medio", el camino más corto. La edad y el cansancio de tantas lides como llevará a sus espaldas le hace saltarse las normas.
    Buen relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/6/16 15:34

      Lo que tú dices Olga y el hecho de ser un ventajista "profesional", cuando fallan las fuerzas hay que echar mano de otros recursos.
      Muchas gracias Olga. Besos.

      Eliminar
  3. Alguien que ha sabido sortear peligros y aprovecharse como nadie en muchas situaciones, al llegar a una cierta edad no deja de ser el mismo que siempre fue, un superviviente nato, ni mejor ni peor que otros, aunque habilidoso para adaptarse a las circunstancias, haciendo honor a aquello de "genio y figura...". Puede que sea así como se forjan los mitos.
    Bienvenido y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/6/16 18:28

      Amén Ángel: "Clamé al cielo y no me oyó; más si sus puertas me cierra, de mis pasos en la tierra, responda el cielo, y no yo."
      Una obra maestra a la que he querido brindar un modesto homenaje.
      Gracias por la bienvenida. También por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  4. Jukebox, bienvenido.
    Tu D. Juan con la edad sigue siendo un tramposo y utiliza malas artes a traición para seguir ganando el duelo. Triste que con la edad no haya conseguido ser legal.
    Ya dicen, "genio y figura hasta la sepultura".
    Bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sin alardes literarios indebidos, con naturalidad y maestría, has conseguido una escena entretenida y compacta. Me parece un grandísimo relato. Felicidades, Jukebox.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena historia, Jukebox. Perfectamente contada, de ágil lectura y final interesante. En resumen, impecable. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Oh! Has desvestido al mito y le has desposeído del halo legendario del que es y muere genio y figura. Mísero de él, usa daga y traición contra la ofensa. ¡Cuídate de él, has ido demasiado lejos con este micro desafiante! Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A traición y con ventaja, así actúan los tramposos siempre. Me ha gustado mucho lo que nos cuentas y cómo nos lo has contado. Bienvenido a Cincuenta, Jukebox. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Coincido con Antonio: tu historia tiene un ritmo ágil con un final que nos remite al título y nos hace pensar que seguirá reuniendo méritos.
    Un saludo, Jukebox

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias Pilar, Luis, Antonio, Manuel, Matrioska, Margarita, por vuestros cariñosos comentarios y por la bienvenida. Espero repetir pronto.
    Abrazos y Besos.
    Jukebox

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!