Tren de cercanías

Rosa está en el andén número trece. Llega el tren. Se detiene, se abren las puertas. Corre, mira, una, otra, otra, más. No ha llegado. La gente desparece. Decide irse. Es entonces cuando le tocan en el brazo con suavidad. Se gira y una gran sonrisa borra una lágrima peregrina.
Escrito por Carmen Martínez Marín - Web

36 comentarios :

  1. La cercanía que buscaba, curiosamente, la obtuvo al alejarse el tren. Cuando la motivación es grande a veces los ojos engañan y ciegan. No hay mejor borrador de lágrimas que una sonrisa.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lo has interpretado, amigo Ángel...
      Besicos

      Eliminar
  2. Fantástico día romántico.
    Buen relato. Me encanta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya gustado,José Juan...
      Muchas gracias
      Besicos

      Eliminar
  3. ROSA, andenes, trenes, me veo mirando los nr. de los coches, el nr. de asiento( que ya equivocamos una vez).....Me hacía ilusión pensar que se trataba de mi. jajajaja
    Que bonito escribes ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una amiga rosa torres,muchas gracias por tu admiración.
      Besicos

      Eliminar
  4. Me ha recordado a la canción Penélope de Serrat, pero tú final feliz me ha dibujado una gran sonrisa. Besos y enhorabuena, M. Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Belén! Mira, no pensé en Penélope, un honor la comparación...
      Besicos amiga.

      Eliminar
  5. ¡Cuántas veces alguien se habrá ido de la estación de vacío!
    Pero aquí Rosa se lleva una gran sonrisa, y a su propietario/a.
    Un beso, tocaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias tocaya! Sí, es verdad lo que dices a mi en las estaciones de tren me gusta observar a la gente y sus caras y muchas veces, tantas me han inspirado micros y relatos, soy de tren, he sido de tren muchas veces...
      Besicos

      Eliminar
  6. Carmen, nos has contado muy bien el deseo de encontrar a quién esperas, la decepción al pensar que no va a llegar y como borra una lágrima su sonrisa al encontrarse.
    Precioso micro.
    Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los trenes y las estaciones son lugares de encuentro y suceden cosas...
      Gracias Pilar
      Besicos

      Eliminar
  7. ¡Cuánto sentimiento encerrado en unas pocas líneas! Te felicito, Carmen. Al final yo también he sonreído con tu microrrelato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Alma por tu comentario
      Besicos

      Eliminar
  8. Precioso y emotivo relato Carmen, ese instante en el cual crees que a quien esperas no ha venido, pero ese sutil toque en el hombro lo cambia todo.
    Me ha gustado mucho Carmen.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Javier no hay que perder los pequeños detalles. Muchas gracias...
      Besicos

      Eliminar
  9. Cuando la cercanía deseada borra las lágrimas y nace la sonrisa en un suave calor de manos.
    Que bonito lo has pintado Carmen, me encanta.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan amable como siempre Mª Belén mejor siempre una sonrisa que unas lágrimas...
      Besicos, amiga

      Eliminar
  10. Javier Palanca7/6/16 19:27

    Buen título, Carmen, y agradable relato.

    Besetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Javier, todo un placer verte por aquí!
      Besicos

      Eliminar
  11. Llegó
    No hacen falta mas palabras para describir el encuentro
    Muy bueno
    Saludos de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y encontró la cercanía
      Gracias José María
      Besicos

      Eliminar
  12. ¡Qué sensación tan bonita ese encuentro cuando se daba por perdido! Como si se tratara del final de una película drama-romántica, bonito y con lágrima de alegría y no de tristeza.
    Besos, Carmen.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu, me gusta tu interpretación
      Besicos

      Eliminar
  13. Trenes que acercan y sonrisas que arropan. Precioso tu micro, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho el título que has escogido Carmen.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los trenes van conmigo Raquel, gracias
      Besicos

      Eliminar
  15. Me encanta cómo sacas partido de una situación tan nimia, y dejas en el aire que posiblemente no lo sea tanto. Estupendo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Luis es que la situaciones son eso un encuentro!
      Besicos y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  16. !Precioso! Esos encuentros...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y emotivos, actos de vida que a veces pueden ser inesperados...
      Gracias Maite
      Besicos

      Eliminar
  17. Me encanta como has narrado la escena y el modo en que nos haces ver el espíritu anhelante de tu protagonista y ese regocijo final que el breve momento de frustración previa se encarga de realzar.
    Enhorabuena, Carmen. Muy bonito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti Enrique, ¡Hasta me lo creo!
      Muchísimas gracias amigo.
      Besicos

      Eliminar
  18. Caricia tan preciada para un momento crucial. Emocionante y sostenido, Carmen. Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!