Cuentan en mi barrio

Seis puñaladas saldaron las cuentas que dejaron cinco años de condena en la prisión de Cuatro Caminos.

Tres colegas atracaron la joyería del barrio, pero sólo dos pisaron la cárcel. El otro había declarado ante el juez, con una mancha de orín en los pantalones.

Ahora ya no cuenta nada.
Escrito por Carles Quílez - Web

56 comentarios :

  1. Carmen Hinojal3/10/16 17:09

    Los mejores colegas le quitaron la vida al soplon, buen relato, de corte cinematografico. Me gusta el estilo, y lo apabullante de las escenas. Perdon por la falta de acentos. No me van en el teclado. Besos Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen,
      Si se hiciera un película de este relato, sin duda sería de "corto" presupuesto.
      Gracias por comentar y un beso.

      Eliminar
  2. En la ley no escrita de los ladrones el chivato la paga, y así ha sido.
    Esa imagen con la mancha en los pantalones ya define que el soplon sabía que iba a morir.
    Buen relato Carles, me ha gustado esta breve pero intensa novela negra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ley de leyes, que dirían en el barrio del cuento.
      Gracias por tu comentario, Javier.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues sí que es cinematográfico, sí. Me los imagino por las callejuelas del barrio gótico, una sombra al acecho y gemidos de sorpresa.
    Qué bueno, Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, de fondo, si te fijas, se escucha una canción de estopa.
      Me alegro de que te haya gustado, Patricia. Besos.

      Eliminar
  4. Sí, lo has contado magistralmente, amigo Carles. En tan pocas palabras es un "micro oscuro de barrio"
    Me gusta mucho, mucha suerte
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amabls palabras y por tus buenos deseos, Carmen.
      Besos.

      Eliminar
  5. Un relato que desde el seis nos lleva al cero, siete números racionales que al final parecen el conjunto de los números imaginarios.
    Es un relato de mucha categoría, con una estupenda historia desgranada con una cuenta atrás que en cierto modo es circular, porque acaba donde empieza, con el cero de la muerte.
    Denso relato descrito con oficio y destreza. Uno de esos pocos que sólo cabe disfrutar de ellos.
    Magistral, Carles. Enhorabuena
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Antonio, te ha salido un comentario superlativo.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  6. No le arriendo la ganancia al pobre chivato. Esos años aguardando la certeza han debido de ser terroríficos. Algunos pensarían que disfrutaría de una mejor vida en la cárcel, sin remordimientos. Muy bueno, Carles. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su pecado llevaba la penitencia el muchacho, sí. Y si algún día hubiera logrado olvidarse del asunto, me imagino que los familiares de los delatados allí estarían para volver a recordárselo.
      Saludos cordiales, Jesús.

      Eliminar
  7. Desde el título hasta la última frase me parece una maravilla. De lo mejor que he leído en cincuenta en mucho tiempo. Título acertadísimo, ritmo perfecto, gran argumento, final muy bien rematado y la forma de escribirlo, insuperable. Tío, eres un genio.

    Un abrazo.
    Pablo.

    ¡Ah! Este va a mi libreta de cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Pablo, eres un exagerado, pero no sufras, que te quiero así tal cual.
      Abrazo.

      Eliminar
  8. La venganza siempre es terrible y de consecuencias imprevisibles, pero cuando es fría, es espeluznante. Hay alguien aferrado a una idea fija durante años hasta que toma revancha en la vida de otro.
    Magníficamente creado el ambiente a través de esa voz que nos cuenta las cuentas pendientes del barrio.
    Saludos, Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia puede verse desde dos perspectivas: la del soplón y la de los traicionados. Tú pones el acento en estos últimos y enriqueces el relato. Muchas gracias, Manuel.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  9. Una cuenta atrás para narrar de manera fabulosa una historia de barrio.
    Los soplones siempre terminan con una mancha de orín y otra de sangre.
    Un 50 estupendo Carles, como se nota que dominas los números y las letras.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero el soplón siempre es visto como una mala persona y genera "anti-empatía".
      En cambio, mi querida Belén, tú siempre resultas adorable.
      Besos.

      Eliminar
  10. Qué tal, Carles,
    Al más puro estilo de Edward Bunker has escrito una historia que atrapa más que los barrottes de cualquier prisión.
    Genial.
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco especialmente tu comentario, Vicente, porque ignoraba quién era Edward Bunker. A ver si lo remedio y encuentro algo suyo para leer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Las cosas que se dicen en un barrio suelen tener visos de verosimilitud. Una cuenta atrás que, lejos de llevar a un buen despegue, sólo conduce a un final anunciado y cierto, esos números no llevaban una buena trayectoria, al contrario de este relato, con una trama potente y una estructura original, acorde con el título. Muy buen relato, Carles.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es indudablemente cierto, mi querido Ángel, es que eres un comentarista de excepción.

      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  12. Dicen que "Tres podrían guardar un secreto si dos estuvieran muertos" en este caso quedan dos pero como ya han pasado por la cárcel pues todo resuelto... Un micro bien contado.

    Saludos, Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cementerios están llenos de muertos...y de secretos.

      Gracias por comentar, Manoli.

      Eliminar
  13. Ingeniosa cuenta atrás que acompaña el desarrollo de un micro de factura impecable.
    Enhorabuena, Carles, por otra de tus demostraciones de imaginación y oficio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, Georges, eres muy amable.

      Muchas gracias.

      Eliminar
  14. He estado viendo una fantástica película de ladrones, venganzas y barrios donde las paredes hablan. Enhorabuena Carles. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, como decía más arriba, sin duda se trata de una película de serie Z, rodada con una sola cámara de dieciséis milímetros.
      Con todo, te invito a las palomitas.
      Gracias, Carmen.

      Eliminar
  15. Un ajuste de cuentas entre ladrones de barrio. Interesante propuesta, Carles. Oímos hablar mucho, desgraciadamente, de los ajustes de cuentas entre mafias de la droga. Este caso que cuentas, nos toca aún más de cerca. ¡Enhorabuena!
    Un abrazo.
    María José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María José, un ajuste de cuentas en escala micro, como corresponde a este lugar.

      Gracias y un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  16. Vamos, que no tenía escapatoria alguna. Confieso que me "enervan" (dicho muy elegantemente, que conste) estas situaciones que no tienen solución, que hagas lo que hagas, antes o después, bueno o malo,... no hay nada que hacer. Me ponen de los nervios así que... aquí estoy, toda nerviosita, por él; y esa mancha de orín que parece que ha llevaba en la conciencia y de por vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El propio protagonista escribió su final...con ayuda de este humilde autor, eso sí.
      Gracias por comentar, Luisa y cuando quieras nos tomamos una infusión relajante de esas.

      Eliminar
  17. De seis a cero en cincuenta palabras, con un atraco, tres implicados, condenas de por medio y un asesinato. Lo que cuentan en el barrio, ¡casi nada! Magistral, querido Notinc, como diría Miss. Richmond, es de podio.
    Este mes estás por encima de los mortales, enhorabuena.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, que me voy a sonrojar.
      Me alegro mucho de que te haya gustado mi propuesta, Malu.
      Otro beso grande, grande para ti.
      Nos vemos bien pronto.

      Eliminar
  18. Genial esta historia explicada sobre una cuenta atrás.
    Seis aplausos, cinco vítores, cuatro reverencias, tres abrazos, dos besos y un saludo.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete...novecientas noventa y ocho, novecientas noventa y nueve y mil....gracias.
      Petó, Carme.

      Eliminar
  19. Me gusta mucho el final "ya no cuenta nada". Es un contar muy inteligente.
    Saludos virtuales, Carles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como tú lo cuentas, suena mejor.
      Gracias, María Jesús. Saludos.

      Eliminar
  20. Una genial historia de barrio, con cuenta atrás perfectamente estructurada. Lástima que se acaben los números (y las palabras).
    Suerte y un abrazo, Carles. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Mª Jesús. Siempre habrá números e historias que contar.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Una vez más me sorprende la capacidad que tenéis algunos para, en cincuenta palabras, contar toda una historia. Un atraco en la joyería del barrio, tres detenciones, un traidor, dos condenados a cinco años, un ajuste de cuentas satisfecho con seis puñaladas y... nada más que contar. Enhorabuena, Noting, me ha encantado tu micro. Besacos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya quién habló de contar historia en cincuenta palabras!

      De todos modos, muchas gracias, Matri.

      Un besazo para ti.

      Eliminar
  22. Carles, nos narras la historia con una cuenta atrás que nos lleva al 0 donde ocurre el desenlace final. Muerte del soplón, al más puro estilo noir.
    Mue ha gustado esa forma original de contarlo.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las posibilidades de mezclar las palabras son infinitas. Las probabilidades del soplón de sobrevivir en nuesto universo literario eran nulas.
      Un beso, Pilar.

      Eliminar
  23. Excelente gradación numérica del seis al cero para contar una historia de pendencias. Un relato lleno de acción muy bien tramado.
    Enhorabuena, Carles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu análisis, Carmen, tan conciso y generoso.

      Abrazos.

      Eliminar
  24. Cuando leí hace semanas este relato, lo encontré una genialidad, desde el titulo hasta la cuenta regresiva y desenlace.
    No podía no comentar, aunque sea un poco tarde.
    Felicitaciones Carles!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu comentario, Jean. Como ves, mi respuesta también viene con un poco de demora.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  25. Eres un mago, Carles. A mí, relatos como este, por lo que cuenta y el modo en que lo hace, me reafirman en la ilusionante idea de que se pueden hacer grandes cosas con este formato. Muchas gracias por el estímulo que ello supone y por hacernos disfrutar con esta genialidad.
    Un fuerte abrazo y ¡hasta pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que entre las infinitas combinaciones que se pueden llegar a realizar con cincuenta palabras y un poco de imaginación, se puede hacer cualquier cosa.
      Un abrazo, Enrique. Tengo muchísimas ganas de que llegue el sábado.

      Eliminar
  26. Qué hábilmente nos has llevado de la mano en esta cuenta atrás de un ajuste de cuentas entre compinches, y qué buen uso has hecho de la polisemia del verbo contar.
    Enhorabuena, Carles. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, mi querida Asun, y otro beso para ti.

      Eliminar
  27. Me encanta cómo has jugado con los números para contarnos tanto con tan pocos. Genial idea y desarrollo, Carles. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jugar, esa es la clave, sí señora. Y disfrutar jugando.
      Besos, Juana.

      Eliminar
  28. Impecable. Se me había pasado. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Lu. Muchas gracias por comentar.
      Saludos cordiales.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!