Sorpresa

Cayó de espaldas al conocer la noticia. No se la esperaba. Al parecer, su marido regresaba a casa veinte años después de que fuera a comprar tabaco. Pero no venía solo. Traía desde La Habana, además de dos viejas maletas, una hermosa mulata y dos gemelos de apenas dieciséis años.
Escrito por Gloria Arcos Lado

42 comentarios :

  1. Parece que no le servían unos simples cigarrillos adquiridos en el estanco del barrio, al carota este. Y, aún, querrá que su ¿ex? los mantenga a todos . Muy simpático tu relato, Gloria. suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:00

      Muchas gracias, Jesús e imagino que se sentiría con todo el derecho para que los acogiera.! Los hay con una cara!...

      Eliminar
  2. Este si que se fue a por tabaco y se fue lejos, lo gordo es que encima vuelve y con un cartón entero de tabaco. Esto si que es una sorpresa de y de las buenas.
    Buen relato Gloria, me ha gustado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:04

      Gracias,Javier por tus palabras. Es que me di cuenta de que estaba llendo por el lado oscuro, y esta vez me apetecía algo socarrón.

      Eliminar
  3. ¡Qué bella sorpresa! Veinte años después, familia numerosa interracial. Me gusta el aire de fina ironía que recorre el relato y el dibujo preciso de una realidad que es más común de lo que se cree.
    Estupendo, Gloria. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:06

      Gracias, Manuel. Quién le iba a decir a ella que tendría la casa llena y con gente procedente del otro lado del charco...

      Eliminar
  4. ¡Menuda sorpresa, Gloria!
    Me hecho sonreír...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:09

      Me encanta haberte alegrado la mañana. Con ella me doy por satisfecha, Capobá. Gracias por leerme y comentar. Un beso. Gloria

      Eliminar
  5. Eres una señora, Gloria. Más que sorpresa, eso tiene otro nombre. Reponte y huye con las joyas de la familia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:11

      No estaría mal dejarlos con un palmo de narices. Muchas gracias Patricia. Un beso. Gloria

      Eliminar
  6. Hilarante e imaginativo micro. Me ha encantado, Gloria. Es muy, muy, muy bueno.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:14

      Gracias, Pablo por tus palabras. Me apetecía escribir algo divertido por una vez y no sabía si sabría hacerlo. Parece que no me ha salido tan mal. Gracias por leerme y comentar. Un abrazo. Gloria

      Eliminar
  7. Y es que ese dicho de: "Fue a comprar tabaco y no volvió", se queda corto en tu relato, pues viene con sorpresa bajo el brazo y además no una si no tres.
    Genial querida Gloria.
    Un beso sorpresivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:20

      Pues creo que más de uno lo ha hecho en realidad, sobre todo hace años, con todo el descaro del mundo. Pero no estoy en disposición de responder si les puso de patitas en la calle o si los asumió como familia. Muchísimas gracias preciosa por tus comentarios y enhorabuena por tu libro. Besos, Gloria

      Eliminar
  8. Algunas no se conforman con comprar una cajetilla en el estanco de la esquina, tienen que ir hasta Cuba a por habanos. Después, además, tienen el valor de volver y no hacerlo solos. Es de imaginar la reacción agridulce de esa buena mujer: por un lado sorprendida, como bien dice el título; por igual indignada; pero en parte quizá también aliviada, por saber, ya por fin, a qué atenerse con ese sujeto. Hay que ver cómo son algunos.
    Un abrazo grande, Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:25

      Sí, los hay que no tienen vergüenza, pero ya se sabe que hay de todo en la viña del Señor y gente de todas las clases pululando por ahí. Gracias por comentar y enhorabuena por todos tus éxitos. Un fuerte abrazo. Gloria

      Eliminar
  9. Lo mismo no le llegaba ya con la cubana y puede que quisiese juntar a toda la familia... pero lo que sí es cierto es que el hombre tenía mucho pero que mucho cuento y tú lo cuentas muy bien, Gloria.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:28

      Gracias, Manolo. Si los hay caraduras y este es de los superiores. Imagino que echaba de menos su tierra y así tenía a la familia reunida. Gracias por leerme y comentar. Un beso muy grande. Gloria

      Eliminar
  10. Qué bueno!!! Ay menuda sorpresa través buen hombre a casa. Un paquete sin duda. Enhorabuena!!! Nos trajo una sonrisa pese a lo duro del caso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:32

      Gracias, Carmen por comentar.Los hay con un descaro impresionante y este es el caso. Espero que superada la primera impresión sepa reaccione. Besos. Gloria yo

      Eliminar
  11. Quería decir trae el hombre a casa. El corrector del móvil igual de enrevesado que el del tabaco Jajajjaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/10/16 8:35

      Lo entendí Carmen. A mi me hace lo mismo. Gracias por tus palabras. Un saludo afectuoso. Gloria

      Eliminar
  12. Mi primera reacción al leer tu micro, Gloria, fue indignación... ¡qué jeta tiene el hombre ese que se larga y vuelve, pasados los años, con el fruto de otra vida, con otra mujer y, además, con hijos! Si fuera yo la que los "recibiera" tendría muy claro qué decirles, jajaja.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad dan ganas de recibirles de una forma muy "especial". Muchas gracias por leer y comentar. Besos. Gloria

      Eliminar
  13. Pues yo pensaba que iba a traer puros habanos, pero la sorpresa es mayúscula.
    Divertido y con mucha miga, Gloria, enhorabuena.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Malu. Sí, la verdad es que la sorpresa es mayúscula. Menudo caradura. Besos mil y gracias por comentar. Hasta pronto. Gloria

      Eliminar
  14. Es lo malo de cambiar de estanco. Que de pronto hay alguien que te ofrece una marca nueva y como premio por probar te llevas una familia nueva. Y claro, nuestro buen hombre necesitó unos minutos para sopesar la oferta. Quien dice unos minutos, dice veinte años. Porque como dice la canción "Viente años no es nada..." En cualquier caso, casi mejor de fumar y seguir en casa. :)

    ¡¡Enhorabuena!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como dices debía ser muy buena y con regalo incluida. Como dices debía de haber dejado de fumar. Le hubiera ido mejor y con menos sobresaltos. Un fuerte abrazo. Gloria

      Eliminar
  15. Es que el tabaco Habano, hace unos milagros..
    Has escogido una forma divertida para narrarlo.
    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6/10/16 0:31

      Gracias, María Jesús. Quería precisamente hablar de la infidelidad desde un punto de vista más divertido. Ya me estaba pasando con el drama y los temas triste. Un beso. Gloria

      Eliminar
  16. Qué desfachatez la del marido, pero hay que reconocer que la situación tiene mucha gracia. Solo falta que la mujer no pierda el temple para darle el recibimiento que se merece...
    Muy bueno, Gloria. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6/10/16 0:33

      Sí, es una situación con mucha miga. Cada uno que se imagine una continuación diferente. Un saludo, Gloria

      Eliminar
  17. Muy buen micro, Gloria, me encantaría otro con la reacción de la buena mujer después de reponerse de esa caída de espaldas del sorpresón. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8/10/16 2:29

      Quizás el próximo mes. Tengo que ir pensando cómo reaccionaría. Gracias por tus palabras. Un beso. Gloria

      Eliminar
  18. Gloria, después de 20 años seguro que ya lo habrán dado por muerto. Asī que ella que diga que no lo conoce y le cierre la puerta en las narices. A ver si deja de fumar...jajaja
    Buen micro.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Anónimo8/10/16 2:30

    Sí, es un buen final. Al fin y al cabo no le debe nada. Un abrazo. Gloria

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Gloria. Creo que en la mente de todos nosotros se quedó la imagen de ese hombre marchándose, y con su regreso, si bien en inesperadas circunstancias, nos has devuelto el equilibrio necesario, permitiéndonos pasar la página.
    Muy divertido relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Enrique. la verdad es que tenía ganas de escribir algo n tan trágico como acostumbro a hacer. Un abrazo. Gloria

      Eliminar
  21. Bueno bueno, he visto sorpresas parecidas en la vida real. Lo divertido es que vuelven a la casa con la sorpresa, esperando que les aplaudan por todo...
    Muy bueno Gloria, mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que a veces la realidad nos sorprende más, y hay algunos caraduras que se atreven con eso y con mucho más. Gracias por comentar, Jean.

      Eliminar
  22. Muy divertido, aunque no creo que a su mujer se lo pareciera, claro. Jejeje. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, imagino que no tendría precisamente ganas de reírse, sino de mandar al diablo al caradura de su marido. Gracias Juana. Espero verte pronto en la Microquedada. Gracias por leer y comentar. un beso. Gloria

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!