Lobos

Cuando los primeros rayos del sol comienzan a desgarrar las nieblas del páramo, aún se escuchan, lejanos, sus aullidos. El hombre se levanta aturdido del suelo, mira sus ropas desgarradas y húmedas de sangre y se palpa la herida que han dejado unos colmillos afilados. Nunca se ha sentido mejor.
Escrito por Paloma Casado Marco

20 comentarios :

  1. Me encanta cómo dibujas el entorno de la escena. La historia es de las que me gustan. Está muy requetebién escrito. Ahora, a esperar que llegue la luna llena.
    Un beso.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Este hombre lobo disfruta y es feliz de ser como es.
    Paloma me ha encantado sobre todo tu primera frase de arranque del relato, es una fotografía.
    Buen relato Paloma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Javier en que la primera frase es magistral y bellísima. En conjunto, es un gran relato. Te felicito, Paloma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una nueva vida, nuevas facultades. Siempre se ha contado desde un punto negativo pero... efectivamente, no tiene por qué ser necesariamente aunque tenga sus inconvenientes.

    ResponderEliminar
  5. Comienzo evocador de tu relato que me trae a la memoria la imagen soberbia de estos animales aullando libres aun al borde de la extinción; luego ese giro sustantivo que nos presenta al hombre lobo, que no es sino una encarnación de los instintos más primarios de bestia que habitan aún en nosotros. La bestia rebelde a la que le gustaría vivir en libertad.
    Relato feroz. Felicidades, Paloma.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla de texto. Pues a lo mejor el hombre ahora, realmente consigue disfrutar de la vida en su nuevo estado, seguramente quitándosela a otros. Cuando, en algún sitio, oigo o leo cualquier cosa sobre un páramo siempre me vienen a la cabeza los relatos de Sherlock Holmes y, sobre todo, ese sabueso... Enhorabuena, Paloma. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  7. Carmen Hinojal4/10/16 12:24

    Muy interesante tu visión sobre la primera vez de un hombre lobo. Es un texto muy vívido, lo has recreado muy bien. Sigue así, es un deleite leerte amiga Paloma. Me gustan los lobos,aunque su leyenda sea por suerte solo un mito. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Un hombre lobo en cincuenta, la próxima luna llena es el 16 de octubre, ¡todavía tenemos tiempo para prepararnos!
    Muy visual, Paloma.
    Un beso.
    Malu.














    ResponderEliminar
  9. Como dirían los Monty Python, ¡Mira el lado positivo de la vida! Me has recordado su canción: https://www.youtube.com/watch?v=P-7moc6I9Jg
    Un beso, Paloma.

    ResponderEliminar
  10. Paloma . Tu sello y tu sorpresa final, inconfundibles.
    Magnifico simil.
    Besito virtual

    ResponderEliminar
  11. Muy bien, Paloma, genial descripción de la licantropía incipiente. Me ha venido a la cabeza la película «Wolf», protagonizada por el gran Jack Nicholson.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mitad hombre y mitad depredador, tu licántropo nos enseña que para encontrarse bien primero hay que sentirse mal, dando por bien recibidos los mordiscos y desgarrones. pero luego parece que todo es placentero, a no ser que se tengan escrúpulos de hacer a otros lo mismo.
    Un abrazo, Paloma

    ResponderEliminar
  13. En un entorno bellamente descrito el hombre lobo despierta satisfecho de ser quien es.
    Me ha encantado esta nueva visión, Paloma. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Bella descripción de una vida incipiente y diferente. El problema es cómo va a sobrevivir ahora entre los hombres. Buen micro. Paloma

    ResponderEliminar
  15. Paloma, nos describes el nacimiento de un hombre lobo. Parece que se siente fuerte. Habrá que estar alerta la próxima luna llena...
    Muy bien escrito. Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Es un relato que recoge el temperamento que exuda lo instintivo, el irracional comportamiento animal y te deja empapado de escarcha mientras el aliento se confunde con la niebla.
    Una historia transmitida de una forma muy intensa, Paloma. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Describes el nacimiento de una nueva criatura que se convertirá en sanguinaria y peluda, pero lo tratas con tanta suavidad, que hasta dan ganas de estar presente contemplando la escena. Una narración impecable, Paloma, felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
  18. una historia de terror, y de hombres-lobos!!!estupendo Paloma,ha quedado magistralmente en 50 palabras.
    Mis felicitaciones y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  19. La esencia del mito del hombre lobo no es sólo la confrontación entre el hombre y la bestia, también es, en cierto modo, un canto a la transgresión, a la libertad en suma, y tú, Paloma, has sabido sintetizar estupendamente esa faceta del mito.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  20. Gran efecto el que logras con esa última frase, realzando el bello texto que la precede y dando una visión clara de las nuevas circunstancias vitales del personaje sin necesidad de que el lector sepa nada de licantropía.
    Muy bueno, Paloma.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!