Entrevista con un magnate

Z.: ¿Empresario centenario?

Siendo bachiller lo enviaron al Imperio Austrohúngaro, por los Cárpatos, para un curso de Feudalismo y Explotación de Siervos: "Proyecto Nosferatu". Después, su rastro se perdió en la nebulosa de la Gran Guerra.

Estoy llegando, barrunto una advertencia: "Nada de fotos". Ante su despacho leo: "Entra libremente".
Escrito por Plinio el Bizco

11 comentarios :

  1. Según parece, con el correr de los años los negocios de Drácula van viento en popa. Sin embargo, creo que debe avisparse. Hoy en día muchos magnates comparten con él la esencia del chupasangre.
    Original y muy bien escrito, Plinio.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Nada de fotos y ese título me llevan a pensar ante que empresario nos encontramos, pienso como Vicente, que se ande con cuidado ya que hoy en día cualquier empresario puede ser un chupasangre y quitarle el título de empresario ejemplar.
    Buen relato Plinio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Plinio, me ha gustado mucho tu relato, plagado de dobles intenciones más que evidentes y juegos de palabras. A este empresario no le hace falta poner una tercera advertencia: entiende bien lo que ves, cuando me ves, ¡caen como corderitos!. Ya lo dice el refrán, y creo que por eso no es un traidor. Yo más bien lo veo cansado, aunque no acabado. Debe ser muy triste tener tarjetas del lado oscuro con saldo ilimitado, maletas de LV y llevar a mozas de buen ver a desayunar con diamantes. ¿Centenario él o la empresa?, es lo que tienen los negocios familiares, que los segundos vampiros creados le salen incluso respondones al padre y más ávidos de sangre, por eso ha decidido contarlo todo, porque la vaca ya no da leche para todos. Eso es lo que me ha transmitido. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
  4. Es un relato que primero causa extrañeza y después cuando "te cae la ficha" te deja pensando.

    Muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Algunos empresarios de hoy son más temibles que cualquiera de los vampiros míticos. A los segundos se les veía venir, como también existían formas concretas para neutralizarles; pero con los actuales, hábilmente disfrazados como benefactores de la sociedad, no hay quien pueda, se las saben todas y funcionan dentro de la legalidad, a ver qué estaca puede con eso. Nada de fotos, que la luz de los flashes y cualquier transparencia que arroje luz sobre sus actividades no les sientan nada bien.
    Un abrazo. Plinio

    ResponderEliminar
  6. No tiene desperdicio el currículo del magnate ni su encaje temporal, o atemporal más bien, porque queda claro que el origen de todo potentado (sálvese el que pueda) es una fortuna cuyo pilar es la explotación y el agotamiento de los recursos, sean personales o naturales.
    Hay en el texto muchas lecturas posibles apoyadas en las dobleces del mismo y en su irónico sarcasmo. Referencias literarias a los clásicos vampiros y mucho oficio de micronarrador.
    Solo una recomendación: un buen "estacazo" electoral que nos libre del Trump, el endogámico vampiro americano.
    Un abrazo, Plinio.

    ResponderEliminar
  7. Plinio el Bizco11/10/16 12:17

    Gracias por vuestros mensajes, habéis sugerido muchas más ideas que las que pretende la entrevista...
    Tomo nota del “estacazo".
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Plinio, has convertido a Drácula en un explotador laboral. Nada que envidiar algunos empresarios aunque no duerman en ataud.
    Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Sólo un ser sin alma puede fundar los cimientos de su imperio sobre las cenizas de una guerra. Las conclusiones sobre su naturaleza son evidentes y tu estacazo, certero.
    Como siempre, un placer, maestro.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno Plinio, tomar detalles clásicos de historias de vampiros para construir un micro me parece muy original. Te felicito por ello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Plinio el Bizco18/10/16 19:45

    Gracias de nuevo a tod@s!

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!