Después de todo

—Calla —dijo ella.
—Cállame tú —dijo él.

Después se escuchó un beso y el quejido de dos cuerpos entrelazados.

Me desperté sofocada. Toqué tu lado de la almohada y allí estabas. Plácidamente dormido. Sentía que el corazón explotaba de felicidad al sentirte de nuevo a mi lado después de todo...
Escrito por Marola

13 comentarios :

  1. Siempre que el amor esté presente, después de todo, siempre juntos.
    Romántico relato Marola, buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué forma más romántica de concluir las discusiones. Debería indicarse como una de las primeras sentencias de un decálogo de normas de convivencia y amor entre la pareja.
    "La importancia de los besos"
    Muy bueno tu relato Mar. Me alegro que sigas escribiendo para 50palabras. Espero volver a leerte tras el parón vacacional de nuestro querido amigo Álex.
    Un beso, Mar. (See? sí, es she)

    ResponderEliminar
  3. Marola, no hay mayor felicidad que al despertar, el hombre de tus sueños esté durmiendo a tu lado.
    Muy romántico. Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Las mujeres siempre encuentran la manera de callar a los hombres...
    Un bello micro de amor.
    Saludos, Marola

    ResponderEliminar
  5. Marola, me ha gustado mucho tu relato, especialmente por la fuerza que tiene y que transmite.
    Me hace partícipe de la pasión y el deseo, para dejarme después tranquila, y con sensación de paz...
    Muy lindo.

    ResponderEliminar
  6. Tal y como lo has contado, dan ganas de ponerse a discutir ;)
    Un saludo, Marola

    ResponderEliminar
  7. Pues yo no sabré discutir de la forma adecuada, porque mis discusiones no suelen terminar así. Al menos al momento de concluir. Pasadas unas 24 horas, la cosa ya se estabiliza y... ¡Vivan las riñas! ¡Viva el amor!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. La convivencia diaria produce inevitables roces, nada es perfecto por mucho que nos empeñemos, pero todo vuelve a su cauce si los sentimientos son auténticos. Sentir que se tiene a alguien al lado no tiene precio.
    Un relato realista y esperanzador
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Qué dulce y bien contada esa reconciliación, Marola. Las desavenencias de pareja son hasta necesarias y nada mejor que zanjarlas en el campo de batalla de unas sábanas arrugadas.
    Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pilar del Puerto3/12/16 4:08

    Muy bueno tu relato. Broche de oro para una reconciliación!Comparto opinión con Isidro Moreno y Antonio Bolant que la tienen bien clara ! Un saludo, Marola

    ResponderEliminar
  11. Después de todo...si el rescoldo del amor permanece encendido en la chimenea del corazón, cuando pasa la ventisca, prende de nuevo la mecha de los sentimientos y reaviva su pulso colmando el sentimiento de los que aman.
    Bonito, bonito lo has contado, Marola. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Muy agradecida por tan buenos comentarios. Muchas gracias a todos

    ResponderEliminar
  13. Bien está lo que bien acaba.
    Saludos, Marola.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!