La temporada en juego (Adicciones I: Apuestas)

—¡¡Goool!! —gritó, agitando el puño con rabia.

Solo ante el televisor, se recostó aliviado. Minuto 88, partido dominado por el Chelsea. Le iba la vida en ello, y por fin saboreaba una más que ansiada victoria.

Entre cartas del banco sin abrir, Messi arrancaba con la pelota pegada al pie.
Escrito por Álex Garaizar
Apuestas | Alcohol | Porno | Redes sociales

10 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita30/1/18 18:38

    Hola, Alex.
    El gol, el fútbol, el genuino opio del pueblo. Los Bancos, la virtualidad operativísima del dinero, que es papel, prácticamente nada, pero con el que se compran todas las cosas. Messi, el gran Dios tirando a... ¿Pero dónde vas vos? No viste cómo se mueve por el pasto, cómo golpea el cuero. Ya te podés morir. Tirá esas cartas tan boludas. ¿Del banco, decís? Macanas.
    ¡Messi cero, el hambre 100! !Goooool! Remueves conciencias. Enhorabuena. Y un abrazo grande. Como tú.

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que se restringió la publicidad del tabaco y el alcohol pero, asombrosamente, la que fomenta las apuestas de todo tipo permanece intacta. Me exasperan los anuncios de loterías, sobre todo por el modo en nos las quieren "vender", pero los de ese tipo de apuestas, teniendo en cuentan el daño que hacen en un sector importante de la juventud, me indignan. Muy oportuno además de bien contado este relato tuyo que, como de costumbre, incide en un tema actual y trascendente.
    Enhorabuena y un abrazo, Álex.

    ResponderEliminar
  3. Después de lo expuesto por Enrique poco más puedo añadir. Tan solo decir que estoy totalmente de acuerdo con él. Esos anuncios de apuestas que nos invaden desde hace unos años invitando al juego son un peligro. Pero algo se llevarán a base de impuestos y otros conceptos los que deben regular este tipo de cosas cuando cada vez hay más casas de apuestas y menos control.
    Has dado en el centro de la diana con este primer episodio de tu saga. ¡Bravo! Lo has contado muy requetebién.

    Saludos.

    Pablo

    ResponderEliminar
  4. A mi me parece un relato tremendamente irónico. Parece que hay alguien en todo este juego que es juez y parte a la vez. Sólo el gran Messi es capaz de darle la vuelta a un partido en el momento que se lo proponga y en la dirección de su propia apuesta.
    Seguro que el dinero ganado con ese inminente gol que dejas adivinar en tu relato tiene mucho que ver con las deudas de esas cartas.
    ¡Qué bien lo has esbozado todo! Me ha gustado mucho, Álex.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Messi con el balón a dos minutos del final representa la espada de Damocles sobre la cabeza del apostador. De infarto. Ingredientes de tensión y actualidad en un micro estupendo que nos advierte sobre los sucedáneos que usurpan el lugar de la pasión y la religión en nuestros días. Los deportes son los dioses y el fútbol, el rey del Olimpo.
    Qué más decirte. Que fue un grato placer saludar al capitán en persona. Pero qué joven, qué inteligente y qué buena gente se ve que eres. Encima, escribes como escribes. Del norte tenías que ser. Un fuerte abrazo, Álex.

    ResponderEliminar
  6. A eso se le llama jugárselo todo a una carta. Juegas muy bien con la ambivalencia ya desde el título. La temporada en juego, sí, pero no deportiva, como pudiera parecer en un primer momento, sino la pura supervivencia económica. Las cartas del banco solo presagian deudas; la adicción, un problema enorme. Quizá Messi le saque las castañas esta vez, o no, pero si sigue jugando, que seguirá, terminará perdiendo, porque siempre se pierde.
    Un relato redondo con la buena noticia añadida de que se trata de una serie, porque deja con ganas de más, será adicción.
    Un abrazo fuerte, Álex

    ResponderEliminar
  7. Ya te han comentado todos, espero con ganas la segunda parte. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Esas cartas del banco sin abrir lo dicen todo. Este adicto a las apuestas tiene la temporada perdida, independientemente de los goles que metan las grandes figuras. Un triste reflejo de la realidad que algunas personas viven, presos de esas adicciones cuyos efectos los sufren ellos y sus familias. Esperamos la segunda parte de este interesante tema. Un abrazo, Álex.

    ResponderEliminar
  9. ¡Muchas gracias por los comentarios! Me sorprende un poco que algunos pensarais que depende de Messi; todo lo contrario, él se relaja con el gol del Chelsea, que favorece su apuesta, y cree que está todo controlado. Ha fiado el poder pagar todas esas facturas a ese resultado, y el reato cierra con la amenaza de Messi, que de culminar su jugada en gol haría que la temporada del protagonista acabara muy mal. Tal y como ha dicho Manuel, representa la espada de Damocles, mejor no lo podría expresar.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  10. No cabe duda de que el fútbol es el pan y circo de nuestros días. Me ha gustado este relato.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!