Las manos quietas

El enfado se aposentó en la casa. Los reproches volaron por la habitación como avispas furiosas. Nada más que añadir. Las manos dejaron de gesticular y las palabras callaron. Dejaron de hablarse y sólo los ojos tuvieron vida. Los sordos se metieron las manos en los bolsillos.

Todo fue silencio.
Escrito por María Galerna

25 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita14/2/18 14:15

    Hola, María.
    Nos pintas el universo de la quietud, ese ámbito sin gestos ni palabras, ni manos que aspavienten o insinúen o señalen; esos muertos de existencia a los que solo los ojos quedan vivientes. Después de la tempestad viene la calma. Es un gran texto el tuyo. Me encantan las metáforas y la extrapolación acertadísima de los verbos. Enhorabuena. Un beso, y feliz todo para ti siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 20:46

      Ah, esas miradas que lo cuentan todo.
      Gracias Eduardo. Un besazo.

      Eliminar
  2. Excelente!! El hecho de que sean sordos y el lenguaje de signos resulte tan vehemente como el de las palabras habladas es genial. Se paran las manos y se instala el silencio. Enhorabuena por la idea y por el modo en el que la has llevado a la práctica.

    ResponderEliminar
  3. A veces es mejor ser sordo y mudo, digo, muchas veces. Ver, oir y callar y....nunca, gritar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 20:50

      Llevas mucha razón. Hay que mantener la calma.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Una original idea muy bien plasmada. Imagino esas manos agitadas dibujando reproches en el aire. Un relato de silencios muy sonoro en imágenes. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una fuerte discusión siempre es desagradable. El intercambio de reproches, dichos sin pensar, hace daño. El silencio tras el temporal, lejos de aliviar, puede ser un infierno si no median disculpas. Las miradas, a menudo, son más expresivas que las palabras.
    Un relato lleno de fuerza, con esos gritos en el silencio
    Un saludo, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 20:56

      Las discusiones aún en completo silencio, dañan, como bien dices. Y si no se solucionan, malo.l
      Un saludo Ángel

      Eliminar
  6. El silencio puede ser más fuerte que todos los gritos y que todos los aspavientos. Solo los sordos son capaces de interpretarlo con sus manos mudas.
    Muy gestual y expresivo, María. Encantado de haberte puesto cara en la quedada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 21:00

      Muchas veces el silencio dice más.
      Gracias Manuel.
      También me gustó ponerte cara (más de cerca jeeje)
      Un beso

      Eliminar
  7. Has roto el silencio con el lenguaje de signos, y ha quedado muy bien expresado. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Carmen Hinojal15/2/18 18:27

    Muy buen micro Maria. Y no hace falta nada mas que los gestos para generar una voragine de ira. Ahi esta el dicho de que hay miradas que matan. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 21:03

      Es cierto, a veces te lanzan miradas de esas que fulminan.
      Gracias Carmen. Un beso.

      Eliminar
  9. Todo un universo, en el lenguaje de signos, que puede esconder tanta violencia como la que nos presentas en este micro perfectamente expuesto.
    Suerte y un besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna15/2/18 21:07

      Hasta nosotros usamos los gestos acompañando los enfados.
      Gracias María Jesús. Un beso.,

      Eliminar
  10. Y es que una seña con las manos pueden decir más que mil palabras, más que cualquier frase bien meditada. Imagino que esa mirada después de tremenda
    discusión, sólo esperaba que esas manos volvieran a acariciar. Yo quiero imaginar, que el silencio esperaba eso.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  11. Las mismas manos que acarician, ahora se mueven al son del reproche. Original y genial relato sobre los recovecos de la comunicación. Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  12. Las manos que comunican, que se enfadan, que se lanzan reproches. Así discuten los sordos. Pero el silencio posterior y las miradas nos igualan a todos en ese pequeño infierno.
    Muy original, María. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta el micro y en especial cómo nos muestras el enfado con esa figura muy acertada de avispas furiosas. Los silencios muchas veces son peores que las discusiones y aquí nos muestras que en la vida conyugal hay poca diferencia entre sordos y no sordos.
    Muy bueno, María.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. La expresión con las manos puede y suele tener una brutal fuerza en el conjunto de expresión corporal. Los actores lo saben y saben tb lo difícil que es moverlas bien, pero cuando se usan como lenguaje, aparte de su belleza, son contundentes.
    Buen relato, María. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Este relato tiene la misma fuerza visual que esa pelea entre sordos, con el efecto añadido de esas avispas furiosas volando por la habitación, lograda imagen que contribuye a enfatizar el contraste entre el “ruido” del principio y el silencio final.
    Enhorabuena, María.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hay silencios que dicen más que mil palabras y mil gestos.
    Enhorabuena María, muy bien hilado.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!