Tu sangre es para mí

Condenado a la eternidad y a vagar por el dolor del amor, fui castigado con la sangre de los demás. Maldigo cada día que pasa por no ver mi corazón atravesado o mi cuerpo calcinado. Mientras tanto, seguiré alimentándome de vuestra sangre, esperando que algún día pueda dormir en paz.
Escrito por A. R. Payán - Facebook

1 comentario :

  1. Eduardo Martín Zurita27/2/18 11:21

    Hola, A.R.
    Descansar en paz es importantísimo. vivos o muertos, se sea un vampiro o no. Siempre tengo en la cabeza, porque lo pienso, si con la muerte no se inaugura para nosotros un nuevo género de terror. Si con clavarle a uno una estaca en el pecho se solucionara todo... Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!