Desorganización

El cerebro, ilocalizable, ha cedido su sitio al corazón. Perdidos los pulmones, sigue sin aire. Tampoco de los pies, o de las manos, que flotan, sabe nada aún. Solo la boca está donde debe, a dos milímetros de otros labios que esperan entreabiertos, dispuesta a resistir mil terremotos tan deliciosos.
Escrito por Paloma Hidalgo Díez

23 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita5/3/18 11:46

    Hola, Paloma, amiga, maestra, guapísima.
    Gran texto donde los haya. Felicidades. No cabe duda alguna de que el amor desorganiza orgánicamente; no es nada organizado el amor, no es orgánico; es, a mi entender, un envite de órdago. Quien lo haya sentido, el amor sentimental, pasional, (y sufrido) bien lo sabe. Le reduce a uno a ser descerebrada boca todo corazón. En espera de ese cataclismo misteriosamente arrebatador que sabe a ambrosía. Un poeta ya mayor, Carlos Murciano, dijo algo memorable, algo así como: A mí de qué morirme me da igual, pero prefiero morirme de tu boca.
    Un beso inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo6/3/18 14:47

      Ups! No aparece la primera respuesta a tu comentario...
      No importa, con darte las gracias por tanta generosidad una sola vez no basta! Mejor dos. O mil.
      Un beso Eduardo.

      Eliminar
  2. Hay momentos en los que el cerebro y la racionalidad callan, para dar paso a los sentimientos y a los sentidos. Bendita desorganización que todo lo envuelve en un sueño del que nunca se querría salir. La boca actúa y todo se olvida, ya habrá tiempo para otras cosas.
    Es difícil describir algo así con precisión, pero tú lo has hecho muy bien.
    Un abrazo, Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo6/3/18 14:49

      Ángel, te agradezco unas palabras tan amables, como siempre analíticas y certeras.
      Otro abrazo de vuelta para ti.

      Eliminar
  3. Adiviné en la primera frase lo que estaba pasando, y sin embargo me encantó leer lo que estaba pasando y tu modo de contarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo6/3/18 14:50

      Gracias, Luisa, por compartir conmigo estas palabras.

      Eliminar
  4. Paloma, ¡Qué ilusión volver a leerte!, Se te echa en falta un montón.
    Rascamán no es lo mismo sin tus letras.
    ¡Qué bellezón de relato, y qué impresionante!. Es como Johny en mujer.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo6/3/18 14:54

      María Jesús, la vida no siempre nos deja hacer lo que queremos...Pero algún día espero volver a compartir con vosotros esos ratitos mágicos en las veladas de la tertulia.
      Me alegro mucho de que te haya gustado el micro.
      Un beso..

      Eliminar
  5. Paloma, un beso, un sentimiento amoroso, una caricia, pueden desorganizarlo todo, y más el cerebro. Me encanta ese final, esos mil terremotos deliciosos.
    Muy bello relato, Paloma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/3/18 16:19

      Javier, mil gracias, me alegra saber que a ti también te gustan los terremotos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Ante los dictados del corazón, ya se sabe..., nada podemos hacer. Esperemos, por su bien, que tras ese beso inminente todo vuelva a su ser. Sin bromas, me ha gustado mucho, Paloma. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/3/18 16:21

      Las bromas son siempre bienvenidas!
      Gracias por comentar, Jesús.

      Eliminar
  7. Me encanta esa desorganización amorosa, ese delicioso terremoto que has creado con cincuenta palabras. Saludos, Paloma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/3/18 16:23

      Muchas gracias, Manuel, por dejar tu amable comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  8. El yo desmembrado es lo que queda después de la batalla, pero con ansia de un nuevo combate. Maravilloso relato. Me ha gustado que la primera conciencia de volver al cuerpo sea en la boca, es una de las pieles más finas que nos cubren. Saludos Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/3/18 16:26

      Cristina, además de agradecerte el comentario, decirte que me gusta que hayas encontrado ese matiz en mis cincuenta palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Un cataclismo individual que nos desintegra por un instante, pero al que nos gustaría aferrarnos eternamente. Muy bien descrito, Paloma. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma Hidalgo8/3/18 16:29

      Eso es, aferrarse a ese sentimiento, es lo que perseguimos todos. Muchas gracias por comentar, Matrioska, un beso.

      Eliminar
  10. La boca canaliza el caos de la pasión en busca de sensaciones. Muy bueno, Paloma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Paloma Hidalgo Díez19/3/18 17:37

    Muchas gracias por leer y comentar Salvador,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Creo que después de este bello micro la RAE debería añadir una nueva acepción a la palabra "Desorganización": Estado al que se reduce una persona los instantes previos a recibir un beso apasionado de quien ama. Me ha encantado, Paloma. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Paloma, la cercanía de los labios deseados produce tal revolución en nuestros sentidos que sus efectos son tan devastadores como los de un terremoto. Pero esa sensación es maravillosa.
    Muy buen relato. Enhorabuena.
    Besos-

    ResponderEliminar
  14. Por fín la razón cede y concede al corazón hacer de las suyas en tan fragil ser humano, y digo frágil, porque ante tremendo embrujo como no quebrarse en mil pedazos y reconstruirse al mismo tiempo. Eso sólo lo hace el instante previo a un beso. Hermoso relato.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!