El apeadero

Una vez más, sentado en el andén, apacientas la tarde pensando en lo que podrías descubrir allá lejos. Por fin, ilusionado, te decides. ¿Pero, que será de ella? ¡Te quiere tanto...! ¡Ya llega!

Son y cinco. Atrás, quedáis tú y el hollín. La perra, agradecida, te lame. Una vez más.
Escrito por Jesús Garabato Rodríguez

28 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita6/3/18 13:26

    Hola, Jesús, mi amigo dilecto.
    La magia de las estaciones del tren. De los apeaderos. Esto por un lado. Con esa frase antológica que dejas como si cualquier cosa "apacientas la tarde". Y del otro lado del horizonte, esa llamada siempre ahí, seduciéndolo a uno con un raro cosquilleo abrazante. El amor de los perros, de la perra en este caso, por otra parte en definitiva. El amor canino, lo sé por experiencia, es casi una experiencia mística. Son bellas personas la mayoría, muy bellas personas. Como tú, rey no solo del laúd sino de la bandurria y de la voz, según he podido constatar. Caramba con las Cantigas. M.J. tiene un correo. Pues igual de bien suena tu texto que me gusta muchísimo, con ese final sorprendente: lo que es de ella es que le da esquinazo y la perra sí está ahí, fiel para con el protagonista, para lamerle rauda la herida sentimental. Un contraste de sentimientos cruzados de lo más conseguido. Mi más muy mayor enhorabuena por todo ello. Por un gran texto. Un micro cuento redondo. Y un abrazo bien apretado y entrañable.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Eduardo, por tus palabras; puede que un tanto "exageradas" pero anheladas y muy bien recibidas, siempre. Como ya hemos dicho otras veces, una vez "soltado", el texto pasa a ser del lector, así que bienvenidas, también, todas las "interpretaciones". Gracias otra vez por tu tiempo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Paloma Hidalgo6/3/18 15:01

    Jesús, tu protagonista, creo, opta con acierto por seguir adelante en un viaje mucho más gratificante: el de sentirse querido de verdad.
    Me gusta tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura y comentario, Paloma. Saludos.

      Eliminar
  4. El apeadero sea tal vez el lugar confortable que establecen nuestros límites, dejarlos atrás, sucumbir al influjo de la llamada de lo desconocido es el reto que el protagonista pospone una y otra vez. La costumbre es una caricia que nos resguarda en la seguridad de lo cercano. El mundo puede esperar.
    Un micro que encierra todo un mundo, una gran metáfora del no viaje. Felicidades, Jesús.Y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Jesús, creo que tu relato nos habla sobre la vida, ese viaje que todos realizamos. Pero en ocasiones, como a tu protagonista vale la pena quedarse en lo insignificante, como puede ser un apeadero, pero esas pequeñas cosas son realmente las que nos hacen felices. Vale la pena conformarse con poco, con pocos amigos, pero fieles.
    Buen relato, Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Manuel y Javier. Estoy con lo que me decís. Como en otras ocasiones, he pretendido que pudiera haber "otras interpretaciones" de mi texto, a gusto del lector. ¿Y si la perra fuera esa conciencia (mala) que nos felicita por haber seguido sus deseos (día tras día), arruinando nuestras ilusiones? ¿Y si en ese apeadero no se para nunca el tren y el protagonista usa el cariño de la perra (real) para justificar su falta de "ambición"? ¿El cariño de un animal puede hacer que aparquemos nuestros interese y deseos ante esas muestras de fidelidad? Y ahí lo dejo. Gracias otra vez. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Maria Galerna6/3/18 20:26

    Ante la incertidumbre de lo que depara el viaje y la realidad de lo que tiene, escoge no arriesgar.
    Igual ese "amor" es la excusa perfecta para seguir anclado.
    Mucho para pensar.
    Un saludo Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María, por leer y dejarme tu amable comentario. Saludos.

      Eliminar
  8. No puedo evitar relacionar el viaje en el tren de la vida, de tu relato, con aquel que describía magistralmente Dámaso Alonso en su poema "Mujer con alcuza". No hace mucho lo nombré en una de las presentaciones de mi libro, como ejemplo de un recuerdo impactante de la adolescencia (época en la que lo descubrí). Pues tu relato me ha recordado aquel grandioso poema, en su esencia.
    Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tu personaje tiene deseos y muy probablemente, necesidad, de cambiar de rumbo, de probar suerte en otros ambientes, de ampliar sus miras. La diferencia entre el hecho de que todo permanezca inmóvil y un cambio enriquecedor está en ese primer paso que no se atreve a dar. Al final el tren, su tren, al que debería haberse subido, pasa de largo y prefiere, por comodidad y/o cobardía, aferrarse a lo conocido. Optar por un camino implica renuncia, no hacerlo, también. No se puede tener todo, como decía mi madre. Si se marcha le quedará la pena del cariño perdido de ese animal. Si se queda, siempre pensará qué habría ocurrido si se hubiese marchado.
    Un relato muy interesante y lleno de simbolismo, en el que su sencillez no oculta la profundidad con la que tratas esos momentos cumbres en una existencia, que aprovechamos o no, con la renuncia que ello conlleva.
    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  10. Jesús, tu protagonista no se atreve a ir tras sus sueños, prefiere mantenerse en su zona de confort poniendo como excusa el amor fiel de su perra.
    Buen micro. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, María José, Ángel y Pilar por regalarme vuestra atención en forma de palabras. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Es triste cuando dejas pasar un tren, más cuando éste no te recoge y te deja sentado con la esperanza más espesa y la ilusión envejecida. Espero que haya aprendido que el amor no se espera, que hay que buscarlo, y no para subirse a él, sino para andar a su lado, como el de su incondicional perra.
    Un relato muy potente, Jesús. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio. Siempre anima recibir tu lectura y apreciaciones. Abrazos.

      Eliminar
  13. ... Y el hollín de las cosas quemadas (no por el uso sino consumidas en ese "y si hubiese" "¿qué hubiese pasado si?") Me ha gustado mucho más en una segunda lectura reposada, porque la primera me había resultado tan obvia que no la creía obra de su pluma. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy buen relato amigo, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. Subirse en el tren (cuántos trenes dejamos pasar) o quedarse en el apeadero. Aventurarse o apuntalarse. Soñar o simplemente dormir, "apacentando la tarde". Cincuenta palabras para reflexionar, en compañía de un fiel amigo canino.
    Buen micro. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Te apeas de la vida con las necesidades cubiertas por el amigo, pero el tren pasa y sigues sin tener el valor de comprar tu billete. Muy buen relato, Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Enrique Angulo9/3/18 0:22

    En el apeadero de la vida estamos todos. ¿Qué es mejor dejar lo conocido y aventurarse en lo desconocido por aquello de quien no se arriesga no cruza la mar?
    Esa pregunta debe respondérsela cada cual de acuerdo a sus objetivos, pero, sea como fuere, la vida siempre se nos va a quedar corta en relación a nuestros sueños, quizá por eso tengamos sueños, tanto cuando dormimos como cuando estamos despiertos; quizá por eso nos nutrimos de los sueños y las vidas de los demás a través del arte, de la literatura, del cine, pues la nuestra se nos queda pequeña. Sabina, en una canción, hace un repaso de unas cuantas vidas que nunca serán la suya y, al final, dice preferir la del pirata cojo con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo...
    Tu personaje, en ese apeadero, mientras va llegando el ocaso, se deja bambolear por esas ensoñaciones de lo que podría ser su vida si hiciese esto o lo otro, y ahí podemos vernos representados todos, pues quien más quien menos dejamos volar a nuestra imaginación para ser, por un rato, otros distintos del que somos.
    Y nos suele suceder que, al final, la realidad se impone, en el caso de tu personaje es una perra la que justifica su monotonía, su vida, seguramente, sin demasiados alicientes, una vida a la que no desea renunciar, a la que no se atreve a renunciar, pues los sueños, sueños son, como dice el príncipe Segismundo en La vida es sueño.
    Y muchos, por aventurarse en sus desmedidas fantasías acaban perdiendo lo mucho o poco que tienen y de lo que no sabían su valor hasta que ya no pueden recuperarlo.
    Así que la vida no deja de ser un equilibrio entre la realidad más o menos prosaica y la fantasía más o menos poética con la que soñamos, necesaria, sin duda, pero a la que no hay que dar demasiada rienda suelta no vaya a ser que nos traiga la perdición.
    Muy buen microcuento, Jesús, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Veo el suicidio de tu prota, con ese quedas atrás tú y el hollín, y el lamido de la perra. ¿Puede ser así?, ¿O estoy años luz de lo que has querido narrar?.
    Me ha gustado, tocayo.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  19. Bella y algo triste estampa que de algún modo simboliza la actitud ante la vida de gran parte de nosotros, en cuanto también renunciamos a cosas en favor de un compromiso voluntario, a menudo tácito, con nuestros seres queridos. Sugerente y tierno.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La vida nos ofrece muchos trenes, quienes decidimos si subirnos a ellos o quedarnos en el apeadero mirando cómo se alejan, somos nosotros. Buen micro, Jesús, felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
  21. Creo que el protagonista ha sucumbido a la rutina y tiene miedo a cambiarla, su ilusión es saber qué hay más allá, pero en tiene la perfecta disculpa a mano. Hace falta valor para abandonar todo y realizar nuestros sueños. Los escondemos pensando que a nuestro alrededor nos necesitan para ser felices. Y ahí quedamos, en el apeadero, creyéndonos que si son felices, lo son por nosotros ¿Bonita excusa verdad?
    Muy bueno, Jesís. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Cistina, Edwind, Tornes, salvador, Enrique, María Jesús, Enrique, Matrioska y Maite, por regalarme vuestro tiempo y vuestras diversas lecturas. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Está muy bien tener sueños por cumplir, pero si no se tiene la determinación de dar los pasos necesarios para conseguirlos, es mejor dejar de soñar y centrarse en disfrutar y valorar lo ya alcanzado. Hacer las cosas condicionados por las eternas dudas, nos pueden llevar a sufrir aquello que cantaba Serrat: "No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, y nada más querido que lo que perdí". Un micro para pensar. Muy interesante, Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Enrique Caño26/3/18 13:54

    Interpreto que el protagonista ha decidido valorar lo que verdaderamente tiene: el amor de su perrita. Se ha quedado con el pájaro que ya tenía en la mano y comienza su verdadero viaje: el camino hacia sí mismo.
    Un abrazo, Jesús.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  25. Agradezco mucho vuestros amables comentarios, Juana y Enrique. Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!