Abrázame, por favor

Cómo reconforta un fuerte abrazo. Cuando estás asomada al abismo del día a día, con el viento del estrés azotándote en la cara y el constante zumbido del reloj recordándote que no llegas. Cuánto te ayudan dos fuertes brazos que te sujetan por la cintura al borde de la azotea.
Escrito por Aurora Rapún Mombiela

4 comentarios :

  1. Aurora, por favor, baja de esa azotea. Aquí estamos un montón de gente para aportar esos brazos y lo que haga falta. Necesitamos tu simpatía y por supuesto, tus relatos. Cuenta con nosotros. Abrazos, nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
  2. Aurora R.M.26/4/18 11:33

    Muchas gracias por tus palabras, Pepe. Ya bajo.

    ResponderEliminar
  3. Un relato que da qué pensar Aurora, ¿tanta es la angustia de tú protagonista como para lanzarse al vacío? Da hasta miedo de pensarlo. La vida es demasiado bonita, a pesar de los sinsabores, como para vivirla a tope. Baja de la azotea literaria, y no nos dejes sin tus relatos maravillosos. Supongo que ni lo habrás pensado, ¿verdad? Abrazos fuertes.

    ResponderEliminar
  4. Aurora R.M.26/4/18 14:41

    Gracias por el comentario, Carmen. A veces nuestros relatos están lejos de nuestra realidad. Eso es lo bueno de escribir. No hay límites.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!