Cómplices

No recuerdo ya si este cuento lo escribiste tú o lo imaginé yo; tantas veces fuimos cómplices en el arte de seducir, maniatar y envenenar a los incautos... Supongo que poco importa ahora: ya se sabe que llegando a los cincuenta hay que despedirse, antes de brindar con la cicuta.
Escrito por Andrés Galindo - Web

4 comentarios :

  1. Maria Galerna23/4/18 14:40

    Ehhh!!! Ahora que has cogido práctica y velocidad, no puedes...no!, no te dejaremos (he cambiado la cicuta por una Estrella de Galicia xd)

    ResponderEliminar
  2. Cincuenta demonios están condenados a buscar para Amelia las dos cabezas del gato que olvidó que hic sunt dracones. Cicuta, never more.

    ResponderEliminar
  3. Gran cincuenta de cincuenta, Andrés. Pero espera para la cicuta mejor a los cíen, que todavía queremos más microrrelatos tuyos.
    Muchas felicidades.

    Pablo

    ResponderEliminar
  4. No puede ser, los cincuenta son la juventud en marcha.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!