Mentiras arriesgadas

El bebé ya no llora. Llora el niño, y la madre viene corriendo desde la cocina.

La cuna vacía. El niño. Una silla. La ventana abierta. Gritos

—¡Es mentira! —dice entre hipos el pequeño con lágrimas en los ojos, mirando a la enloquecida mujer—. ¡Los niños no somos de goma!
Escrito por María Galerna

15 comentarios :

  1. Dios mío María, qué dura es la realidad. Sobre todo para los niños que entiende todo al pie de la letra. En su inocencia, este pequeño ha comprendido demasiado tarde que solo era un dicho. Estremecedor y duro. Pero demasiado real. Cuántas criaturas no han sufrido algún percance por creer realidad una ficción. Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna25/4/18 20:46

      Para ellos todo es realidad. No conocen el miedo.
      Un besibrazo.

      Eliminar
  2. Una dura historia, contada de forma excelente. Esas frases cortas dan un ritmo y una lectura apasionante. Felicidades, Maria. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martín Zurita24/4/18 11:42

    Hola, María, mi dulce María:
    Como el título de la peli famosa. Un texto escrito al modo azoriniano, como a tajazos, a cortes, lo que le viene al pelo a la enjundia del relato. Y a su atmósfera , tan conseguida. El niño, que se ha tomado la frase en serio, y quiere constatarla en la realidad de las cosas, arrojando al bebé por la ventana y comprobando lo falso del aserto. Los niños no son de goma, qué va, como se le dijera. Cuidadín con lo que se les traslada a los pequeños, tan prestos al juego y a la experimentación. Es el tuyo, por usar mi terminología, un "microtristerrelato" de denuncia y educativo, pudiera decirse. Muy real. Un texto de alerta para los padres y familiares. Un texto que pone en evidencia lo pésimamente que se educa a los niños y se les confunde. Es un microcuento que me gusta y mucho. Mi más muy mayor enhorabuena y feliz todo para ti siempre. Un besazo, como dirías tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna25/4/18 20:51

      Los confundimos. No recordamos nuestra infancia.
      Mi querido Eduardo...besazos varios.

      Eliminar
  4. Cuando salió la primera película de Supermán yo iniciaba la adolescencia, y recuerdo que hubo varios casos de niños que saltaban por las ventanas creyendo que podrían volar. La imaginación y la fantasía son armas maravillosas para crear otros mundos que, normalmente, sirven para evadirnos (que falta hace) de este, el problema es cuando no se sabe distinguir la realidad de lo que no lo es. El secreto de SS.MM. los Reyes Magos es un pequeño trauma cuando se conoce. Son mentiras con buen intención, qué duda cabe, pero como bien dice el título de este triste y sobrecogedor relato, "arriesgadas".
    Un abrazo, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Maria Galerna25/4/18 21:08

      La imaginación es genial, los niños suelen tener mucha y para ellos todo es real, hasta los Reyes y el ratoncito Pérez.
      Un abrazo Ángel.

      Eliminar
  5. Carmelo Carrascal24/4/18 17:59

    María, es impresionante.

    La ficción frente a la realidad.

    El niño flota en la ficción. Educarle viene a ser acercarle a lo real, con sus límites y claroscuros. Aprender y asimilar tantas cosas nuevas...
    Confundir un ámbito con el otro puede ser, como en este sensible relato, fatal.
    El niño del relato se zambulle, sin saberlo, en las aguas turbulentas de lo real, arriesga al experimentar. Tal vez huya de la ficción o desee verificarla, a saber.
    Los suicidas adultos, al revés, a pesar de que el procedimiento elegido no sea precipitarse al vacío, deciden dar el salto desde la realidad insoportable a otra cosa. ¿Cuál? No importa demasiado, porque ellos no se dirigen a ninguna parte. Huyen.
    Un cordial saludo, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna25/4/18 21:12

      El niño como bien dices, experimenta y no tiene miedo. El adulto si, es más consciente de las consecuencias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Ósar R.J.24/4/18 20:51

    Brutal (en sentido positivo). Un texto que conjuga literatura, realidad e invitación a la reflexión. Muy bueno.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna25/4/18 21:13

      Gracias Óscar, me alegro que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Una pasada. Puede ser así la realidad. Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!