Evasión en la playa

Llega el verano. Por fin. Mis hermanos y yo pasamos el día en la playa bañándonos, tomando el sol, jugando con otros niños. Nadie nos conoce, nadie juzga nuestras ropas, nuestras mochilas, nuestro olor. Llega el verano. Las miserias se diluyen en la blanquísima espuma de las olas del mar.
Escrito por Aurora Rapún Mombiela

6 comentarios :

  1. Carmelo Carrascal29/5/18 18:37

    Ritos de purificación.

    Aurora, la lectura de tu elegante micro me lleva a pensar en la lluvia que limpia el aire, poco después los cauces de los riachuelos, las aceras y los tejados. Y así con todo. En lo afectivo las grietas de la convivencia se reparan a base de paciencia y compasión. Es la vida que, imparable, sigue su curso tan firme como el designio del agua y el poder de los afectos.
    De algún modo, tb. se escribe para purificarse, eso creo.

    Enhorabuena por tu escrito, Aurora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Aurora Rapún Mombiela29/5/18 19:56

    Muchas gracias, Carmelo. Has aportado tanto en tu comentario que da para otro microrrelato. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que el relato llega en el momento justo. Esperando el verano y con él esos días de sol y playa tan placenteros. En mi caso, me ha recordado un jefe que tenía que no hacía más que repetir "no somos nadie, y menos en traje de baño". Pues eso, feliz verano, Aurora. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora Rapún Mombiela30/5/18 8:20

      Muchas gracias por el comentario, Pepe. Tu jefe era un filósofo. ¡Feliz verano!

      Eliminar
  4. María Sotés30/5/18 11:54

    Hola, Aurora. El tuyo es un relato que muestra un momento alegre ―que a mí más bien me parece agridulce― en medio de una realidad dura y triste. Qué pena que unos niños tengan que vestir de disimulo playero la miseria. Ojalá que no solo el verano nos hiciera iguales a todos. Precioso micro, enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, María. Lamentablemente a veces es necesario despojarnos de lo que nos adorna para que solo se vea lo esencial: nosotros mismos. Un abrazo fuerte.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!