Genética

"Todo trabajo bien hecho necesita de mucha práctica y una gran dedicación". Repetía una y otra vez las palabras que su tiránico padre le había enseñado, al tiempo que se ensañaba con las muñecas de su hermana.

El aplicado niño, ya con los genes predispuestos, empezó a labrarse un futuro.
Escrito por María Galerna

2 comentarios :

  1. La herencia, a veces es una maldición, sobre todo para este niño, terrible criatura, diría yo,que ya tiene las malas artes de un asesino. Miedo dar imaginarlo de mayor, como un nuevo Jack El destripador, arremetiendo contra el cuerpo de mujeres indefensas. Una historia, que es mucho más, porque te lleva a pensar en un futuro no muy lejano de crímenes y terror. Me ha gustado María.Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Irreverente inadaptado28/5/18 19:34

    Hola Maria Terrible relato a poco que nos imaginemos el futuro del niño y de su entorno, pero a mi me cuesta creer que el destino de las personas esté escrito en los genes y la educación, no siempre los hijos de los grandes genios suelen serlo, en mi tierra dicen que "de padres cojos, hijos bailaores".
    En mi generación la gran mayoría recibimos una educación fuertemente religiosa y de reverencia al poder establecido, y el "efecto rebote" ha sido importante, por tanto todavía veo esperanza en la vida del niño, pues mientras no se demuestre lo contrario, aún no ha hecho daño a nadie -Ni siquiera a su tiránico padre- démosle pues el beneficio de la duda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!