Omnipresente

Con una cuchara de plata me desprendí de mi ojo izquierdo, luego tomé una daga de oro y me sangré mi brazo derecho y me amputé mi lengua. Toda la sangre recolectada en un pocillo del que di a beber a las ratas.

Ahora domino el mundo desde cualquier alcantarilla.
Escrito por Ricardo Rodríguez Sánchez

2 comentarios :

  1. Muy bueno tu relato como para hacerlo guión y llevarlo al cine; aunque creo que es mejor no dar ideas.
    Me ha gustado y he querido aportar mi pequeño comentario.
    Saludos, Ricardo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!