Recuerdo de infancia

Apenas se apagaban las luces de mi habitación, comenzaba a gritar enloquecido, quizás asaltado por algún atroz recuerdo. Mi padre entonces prendía la luz y me recordaba con voz desafiante que los monstruos no existen.

Luego, cerraba con sigilo la puerta de su cuarto y continuaba golpeando a mi madre.
Escrito por Daniel Castillo

7 comentarios :

  1. Pufffff Sin palabras me ha dejado tu microrelato. No todos los monstruos viven en la imaginación de los niños algunos, por desgracia, viven con ellos y son más que reales... Enhorabuena me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Aurora Rapún Mombiela10/5/18 14:44

    Bufff...al centro del corazón

    ResponderEliminar
  3. Siempre he estado convencido que los monstruos no existen como tales pues no los vemos, pero no los vemos porque se esconden en el interior de cada uno de nosotros mismos, seres racionales e irracionales.
    Magnífico relato.
    Un abrazo, Daniel.

    ResponderEliminar
  4. Maria Galerna11/5/18 15:29

    Mienten
    Dicen que los monstruos no existen. Mienten. Uno me mira desde el espejo.
    Buenísimo tu micro.
    Saludos, Miguel

    ResponderEliminar
  5. Existen los monstruos. Y los más peligrosos no están entre las páginas de un libro, ni en los sueños; a veces convivimos con ellos.
    Excelente micro, Daniel. Felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Terrible, Daniel. Relato necesario y bien escrito. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  7. María Sotés17/5/18 19:02

    Tremendo relato, Daniel. Los monstruos viven entre nosotros, a veces más cerca de lo que nos gustaría y pueblan los recuerdos de muchos. Muy buen micro, me ha encantado.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!