Toque de difuntos

Las campanadas de la iglesia se escucharon pausadamente, con una lentitud dramática que cargó el ambiente de incertidumbre y temor. Anunciaban, seguro, un nuevo muerto en la aldea. Todos acudieron a comprobar quién era. Y se toparon con Anacleto, el sacristán, en pleno reportaje para National Geographic. Casi lo matan.
Escrito por Juan Badaya - Web

6 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estoy seguro de que este relato te ha surgido en alguno de tus menesteres repicando las campanas. Ensordecido por el tañido de las mismas vuela mejor la imaginación.
    Enhorabuena Juan Badaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un campanario deben pasar muchas cosas más, me gusta imaginármelas. Algún día hasta podremos encontrar a Quasimodo. ¿Te animas?

      Eliminar
  3. Me gusta el final, sorprende y te roba una sonrisa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Hasta yo mismo me he reído escribiéndolo.

      Eliminar
  4. María Sotés16/5/18 16:59

    Estupendo micro resuelto con mucho humor. Me he imaginado a más de un aldeano castizo corriendo apresurado hacia la plaza de la Iglesia con la mano en el pecho para encontrarse con un grupo de personas en pantalones cortos, cámaras y artilugios varios en mano grabando. Y luego dos meses de cometarios más en la tasca «también a Anacleto se le podría haber ocurrido llamar a Misa». Muy cómico el final, me ha encantado, enhorabuena.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!