La primera comunión

Pablo, fue muy contento a contarle a su madre la buena noticia. Daniel, que había tomado la comunión el mes pasado, invitaba a sus amigos del cole a comer en un sitio muy chulo que tiene cabras y cerdos.

—El regalo es una playstation, salimos a cuarenta euros cada uno.
Escrito por Mª Luisa Pérez Rodríguez

8 comentarios :

  1. Certera crítica a una situación cada vez más ridícula (y onerosa), alguien organiza una "celebración" que acaban pagando los demás. No es que recuerde demasiado bien mi primera comunión, pero debió ser un chocolate con churros en la iglesia, una comida familiar en casa y poco más. Ahora, a la ceremonia suele seguir un banquete de bodas. Y más nos vale no encontrarnos a gente como la familia de Daniel, porque, como sea así, ruina total. Buena historia. Suerte, María Luisa. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jesús. Todo cierto, lo que dices tú y lo que escribo yo... ja, ja. Esta "fiesta" era la segunda, solo para niños. La otra, la importante, ya se había celebrado. Nosotros fuimos de la época de chocolate y churros. Nada más. Y tan contentos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/6/18 16:05

    Define muy bien el mundo actual. La inocencia de Pablo, el poco conocimiento de la naturaleza de los niños ¡cabras y cerdos! el mundo virtual y la sociedad de consumo. Todo en uno. Besos

    Snowthomas

    ResponderEliminar
  4. El dichoso consumismo ciega los sentidos, identifica felicidad con materialismo y afán de acaparar, en detrimento del aprecio a lo que de verdad importa. Mala educación reciben los niños de ahora, adultos de mañana, una realidad bien reflejada en tu relato.
    Un abrazo, María Luisa

    ResponderEliminar
  5. "Un sitio muy chulo que tiene cabras y cerdos" es un baño de naturaleza que necesitan urgentemente estos niños y no caros artículos tecnológicos.
    Muy bueno, María Luisa. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Esa fiesta del interés traduce todo el contenido de una sociedad como la que hemos desarrollado, donde interés personal e interés social van de la mano. La radiografía que has hecho es redonda y el micro jugoso y corrosivo.
    Un abrazo, Mª Luisa.

    ResponderEliminar
  7. !Las celebraciones!...se ha perdido el encanto de la sencillez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Vaya con el regalo, M.Luisa, que parece de obligada aportación. No soy nada fan de estas exageraciones, pero se dan muy a menudo en la vida real.
    Buen retrato, con lo que ya han comentado antes que yo, del punto de vista de los niños.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!