No quiero ser una superheroína

Nos unían tantas cosas. Tú y aquellas mallas tan sexis, azules y rojas. Yo y mi segunda piel de cuero negro. Tú trepabas por las paredes. Yo saltaba de tejado en tejado. Tú, Superman. Yo, Catwoman. Pero allí estaba aquella línea vertical trazada con mano firme para separarnos. Puñetero dibujante.
Escrito por Marisa Martínez Arce

4 comentarios :

  1. Jajajajajaja me encato, gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Por mucho que los pobres personajes parezcan cobrar vida sobre el papel, como en la vida misma, lamentablemente parece que hay alguien o algo dispuesto a aguarles la fiesta en el peor (o el mejor) momento. Suerte, Marisa. saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia enmarcada dentro de la ortodoxia de los micros, título apropiado y final sorprendente. Muy bueno, me gustan estos tipos de microrrelatos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. En el momento cumbre, la vuelta de tuerca del "micro", sabiamente conseguida.
    Suerte y un besito virtual, Marisa.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!