Entrega sin límites

Cada día se arrancaba un trozo del corazón y lo entregaba a cada paso que daba. Al abandonar el último pedazo, buscó en su interior con el único objetivo de conseguir otro órgano similar. Al instante obtuvo uno parecido. Con ilusión renovada lo extirpó. Sin prisa, sonriente, comenzó a repartirlo.
Escrito por Malu

10 comentarios :

  1. Oh, ha llegado el género de la autobiografía a Cincuenta Palabras. Y no hay muestra mejor: Malu y su corazón generoso e imbatible.
    Aplausos, muchos y ruidosos.
    Y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo con la gran Patrícia. Sentimiento, corazón inmenso, entrega sin límites... en resumen, una persona única como tú, mi querida Malu. Y nosotros somos unos suertudos por tenerte cerca. En cuanto a la forma de narrar tu autobiografía, como siempre, perfecta. Yo sé que tú no pensaste en ti cuando escribiste el relato, pero para los que te conocemos y leemos esta maravilla, se nos aparece en la mente tu imagen, porque así eres tú.
    Un besote bien grande.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. M a r a v i l l o s o !!!!!!

    Micro precioso. La única pega es que, en la vida real, muchas personas no valoran esa entrega inmensa, esa suprema generosidad. Y con ello pueden hacer más daño del que imaginan.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. La generosidad no es algo que se agote, por mucho que se prodigue Un corazón puede ser repartido en pequeñas porciones con la seguridad de que otro ocupará su lugar. La satisfacción de la entrega produce ese milagro. A veces habrá agradecimiento o correspondencia, otras no, pero nadie podrá arrebatar al altruista su alegría.
    De acuerdo del todo con Patricia y Pablo. Deberías incluir estas cincuenta palabras como un anexo a tu currículum, pues te definen a la perfección.
    Abrazos, Malu

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso don que tienen las personas altruistas. Cuanto más dan, más aumenta su capacidad de amor y de entrega. Y reciben su regalo aunque no lo busquen: son felices así y muy apreciadas por quienes tienen la suerte de tratarlas.
    Un micro fabuloso, Malu. Combinas sabiamente lo orgánico y lo metafórico, mientras nos regalas pedacitos de tu gran corazón. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dakkotta9/9/18 10:57

    Qué belleza de micro! Bello y hondo. Ojalá todo el mundo tuviera un corazón así.
    Enhorabuena, Malu.
    Besos con corazón.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero qué hermosura de cuento, hada Malu!Una metáfora de la generosidad y la bondad del corazón humano. Que no sólo no se agota al ejercitarse, sino que se regenera como un órgano mágico. Del que tienes tú, nos beneficiamos todos. Tus letras lo cantan así de hermoso. Y tanto, tanto, lo celebro yo.
    ¡Qué delicado!
    Un besazo, Malu

    ResponderEliminar
  8. Estupendo cuento, Malu. ¡No se puede escribir más bonito! Haces unas cosquillas más ricas en los oídos, en el paladar y en el corazón y te superas con cada cincuenta. Este es precioso. No soy anónima, soy Cristina Aguas despistada por las tecnologías. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Josep Maria Arnau10/9/18 23:35

    Me gusta tu microrrelato sobre la identidad y su poder de manifestarse sin límites, aunque las circunstancias lo hagan parecer imposible. Desde el inicio caza al lector y ya no lo suelta. Enhorabuena, Malu.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Como una clara golondrina, nos ofreces, con tus manos de princesa feliz, unos pedazos de generosidad y optimismo a golpe de palabra y frase. He probado a apagar la luz y he comprobado lo que suponía; tu historia resplandece incluso en la oscuridad.
    Un relato especial por una autora especial.
    Un fuerte abrazo, querida Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!