Carabina

Mi hermano mayor me llevaba a casa de su novia. Encerrados en su cuarto esperaban que hiciera compañía a Piluca. Nos enamoramos enseguida: revolcándonos en caricias, extasiándonos de intenso placer... Cuando ellos rompieron, quisimos continuar con nuestra relación. Pero resultó un amor imposible.

Mis padres jamás consintieron mascotas en casa.
Escrito por Pepe Sanchis

10 comentarios :

  1. jajajajaj ¡Me la has colao Pepe! Qué micro más simpático, bien hilado. Y qué pena da romper ese tipo de relaciones, son las que más cuestan cortar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Nuria, a veces lo que más queremos es un amor imposible. Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Ay...pobres carabinas!Siempre teniendo que buscarse un entretenimiento para matar el rato...Con la suerte que había tenido tu protagonista con Piluca...lástima que se tuvieran que separar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurora. Estos padres intransigentes que nos fastidian sin tener en cuenta nuestros sentimientos! Abrazos.

      Eliminar
  3. Pilar Garrido Aláez13/11/18 17:10

    Que bueno y que rabia no poder seguir con esa amistad que seguro hubiera sido duradera.
    Un saludo Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, me alegro de que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  4. Qué bueno, Pepe. Ya imaginábamos al menor metido en harina de otro costal con la tal Piluca jugando a dos bandas. Ahora el pobre ha dd dejar de verla. Qué injusticia. Era una carabina perfecta.
    Divertido, ingenioso y muy bien contado. Abraçades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Carmen, las apariencias engañan, hasta el final nadie sabe lo que puede pasar. Hay que aprovechar el momento y disfrutar mientras nos dejen. Abraçades!

      Eliminar
  5. Tierna y simpatiquísima historia, Pepe, pero triste también. No quiero ni imaginar a esos dos seres echándose mutuamente de menos, profesandose un amor que muchos quizá no lleguen a entender nunca. Has guardado muy bien, por otro lado, la sorpresa final.
    Enhorabuena y mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Enrique por pasarte por aquí. Hacer de carabina puede dar lugar a buenos momentos, pero en este caso quedan frustrados por un pequeño detalle... Abrazos!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!