Jueves universitario (Adicciones II: Alcohol)

Salieron de clase directos al happy hour del Shamrock (¡2x1 en pintas!) y de allí al Triana, rebujito va, rebujito viene.

Ya en el parque, vaciaban katxis de ron-cola unos y litronas los otros cuando se acercó un tipo:

—¿Os apunto pa'l Mogambo? Chupito gratis y cinco euros el cubata.
Escrito por Álex Garaizar
Apuestas | Alcohol | Porno | Redes sociales

10 comentarios :

  1. Y la universidad de la vida les convalidará unos cuantos créditos para el título de Experto en marketing especulador y sin escrúpulos. Ojalá aprueben sin demasiadas lesiones.
    Abrazos de una adicta a tus relatos. (Peloteo cum laude)

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Martín Zurita28/2/18 20:28

    Hola, Alex.
    La gramática parda que tanto enseña. Has conseguido que añore mis tiempos en la facul. No se me daba mal el Chinchón dulce y el póker montana. Pero, no creas, estudiaba y todo, como un vulgar empolloncete, eso de las leyes.Me gusta mucho tu texto. El vocabulario es rabiosamente actual, y los nombres de los "bujíos" están muy bien seleccionados. Enhorabuena, tío grande.

    ResponderEliminar
  3. Se supone que la universidad forma, aunque algo también puede deformar. Cosas de la juventud, comprensibles y aceptables mientras no se conviertan en adicción, que es, precisamente, lo que pone de manifiesto este ciclo.
    Una realidad actual y un lenguaje habitual en según qué ambientes y edades.
    Un abrazo, Álex

    ResponderEliminar
  4. Has plasmado muy bien un trocito de la vida universitaria en la que muchos caemos, yo al menos caí, y que si no se queda en eso, en un trocito de vida, en un momento de la vida, si no s sabe parar, puede acabar en adicción.

    Texto fresco y con aire actual como nos acostumbras.

    Un abrazo.

    Pablo

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por los comentarios. Mi intención con esta serie (en principio, de cuatro relatos) es abordar ciertas adicciones con un componente muy actual, con situaciones relativamente cotidianas, que afectan a mucha gente joven y cuyas consecuencias desconocemos en buena parte.

    En el caso del alcohol, es un hábito que no sólo está socialmente aceptado, sino que es la norma y a edad cada vez más temprana. Se mide la diversión en cantidad de alcohol ingerido (a veces, de calidad ínfima) y, pasada esta época, hay gente que ya no puede dejar el hábito, empieza a beber también cuando está sola, no consigue divertirse o soltarse sin alcohol, etc. Conozco bastantes casos en torno a mi edad.

    Quién sabe, en el futuro puede que la gente arquee las cejas ante muchas de nuestras costumbres en torno a bebidas alcohólicas, igual que a mí me impresiona que se fumara en colegios y hospitales hasta hace nada.

    ¡Abrazos para todos!

    ResponderEliminar
  6. Una triste realidad que has reflejado a la perfección. Ojalá en un futuro muy cercano podamos estar arqueando la ceja antes esta costumbre y solo sea un recuerdo del pasado, aunque lo veo difícil.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. Un buen retrato de la vida "extraouniversitaria"
    Besicos, Álex.

    ResponderEliminar
  8. Parece que se huelen esos efluvios de un alcohol que nunca llegó a borrachera en mi caso... ¡qué mentirosa soy! Me da miedo la generación actual centrando su ocio en la bebida... ¡qué vieja me he sentido! Estar en una sala de urgencias y ver entrar a los enfermeros con un niño muy niño casi al borde del coma etílico es demoledor. Brindemos porque el futuro traiga más sensatez. ¡Arriba, al centro y adentro! (aunque ahora supongo que no se dirá así). Un abrazo Álex.

    ResponderEliminar
  9. La copa de la vida de los jóvenes rebosa con tanta facilidad que pronto se vacía y sienten ganas de llenarla. Y se les facilita que la llenen con alcohol. Se confunden ellos como nos confundíamos nosotros no hace ni tanto. Los que miran para otro lado son los de siempre. Los que ganan con el asunto de los impuestos, o los que ganan con burlando la vigilancia con el contrabando. Intereses al tanto, jóvenes en manada borrachos.
    Gran idea la de tu serie, capitán. A por la siguiente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tres rondas de tragos en tres párrafos que retratan perfectamente el arraigo social del alcohol. Una adicción tan profunda como rentable para los estados.
    Buen relato, Álex. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!